Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Amoeiro coloca las primeras placas de la Memoria Histórica

El acto tuvo lugar en las fuentes de los pueblos de Portecelos y Outeiro de Trasalba

 

Redacción | Ourense | 11/06/2014

Amoeiro memoria historica

Amoeiro memoria historica / onda cero

Cumpliendo con los objetivos de la Ley de Memoria Histórica (52/2007), por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de los que padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, el Concello de Amoeiro inició la colocación de placas alusivas a la simbología fascista en las fuentes que presentan tales imágenes. La primera de estas placas se instaló en la fuente de Portecelos, en la parroquia de Parada, y la segunda fue en la situada en Outeiro de Trasalba, una hora después.

A este acto tan simbólico asistieron vecinos del lugar que presenciaron la colocación de unas placas que también se colocarán en otras partes del municipio y en las que se puede leer: "Estas imágenes pertenecen a la propaganda de una dictadura que ocupó con sus símbolos los espacios públicos más emblemáticos permanecen aquí como denuncia de aquel régimen opresor".

En total son 13 fuentes y la antigua escuela pública de Parada de Amoeiro, espacios todos ellos en los que se pueden ver los escudos con el yugo y las flechas, y otros elementos de exaltación del fascismo.

Y sobre estas placas hay que destacar que fueron adquiridas con donativos que altruistamente llegaron para esta finalidad a través del crowdfunding de memoria histórica que tuvo un exitoso resultado. El donativo que se pedía por persona era solo de dos euros.

Fue precisamente en el mes de noviembre cuando el Ayuntamiento de Amoeiro anunció este proyecto para cumplir con la Ley de Memoria Histórica, aplicando placas en lugares públicos rotulados con simbología fascista.

En total se encargaron 14, que tuvieron un coste sumado de 459,80 euros.