A TRAVÉS DE UN DISPOSITIVO IMPLANTADO EN EL CEREBRO

Investigadores de la UMH de Elche logran estimular la visión en una persona ciega para que pueda percibir formas simples y letras

La voluntaria, una mujer invidente de 57 años de edad, ha sido capaz de identificar la silueta de algunos objetos

Felipe Canals

Elche | 20.10.2021 09:47

Investigadores de la UMH logran estimular la visión en una persona ciega para que pueda percibir formas simples y letras.
Investigadores de la UMH logran estimular la visión en una persona ciega para que pueda percibir formas simples y letras. | Universidad Miguel Hernández

Un estudio de la Universidad Miguel Hernández (UMH) demuestra que la implantación en el cerebro humano de microelectrodos intracorticales es capaz de inducir la percepción de formas y letras en una persona ciega. El grupo de Neuroingeniería Biomédica de la UMH, dirigido por el catedrático de Biología Celular Eduardo Fernández Jover, ha publicado los resultados del experimento al que ha sido sometida una mujer invidente de 57 años de edad. La voluntaria, una persona completamente ciega durante más de 16 años, ha sido capaz de percibir letras e identificar la silueta de algunos objetos.

Incluso se ha comprobado que, dependiendo de la intensidad del estímulo eléctrico, ha logrado percibir distintos colores. Según el profesor Eduardo Fernández, "es la primera vez que se realiza un implante cerebral de este tipo en una persona ciega". El catedrático añade que "los resultados son alentadores para el desarrollo de una neuroprótesis visual que pueda ayudar a personas ciegas a percibir el entorno que las rodea", aunque admite que "no hay que crear falsas expectativas ya que de momento se trata solo de una investigación en curso".

Los investigadores realizaron distintos experimentos en forma de juegos en los que la persona voluntaria tenía que intentar reconocer letras, la posición de los estímulos o la forma de distintos objetos. Estos se repitieron varias veces para observar el aprendizaje de la corteza visual de la persona y detectar posibles cambios.

El sistema completo de estimulación incluye una retina artificial que emula el funcionamiento del sistema de visión humana, situada dentro de unas gafas convencionales. La retina artificial capta el campo visual situado enfrente de la persona y lo transforma en trenes de impulsos eléctricos optimizados para estimular las neuronas de la corteza visual.

El equipo investigador está reclutando nuevos voluntarios ciegos para participar en los experimentos. En próximos estudios, esperan utilizar un sistema codificador de imágenes más sofisticado, capaz de estimular más electrodos simultáneamente para reproducir imágenes visuales más complejas.