Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

TRIBUNALES

La Audiencia celebra este lunes una vista previa por el caso de homofobia en la Policía Local

Se acusa al ex comisario, R.E., y a R.P. y A.J., ex miembros de la unidad motorizada de diversos delitos por, presuntamente, humillar, menospreciar y ridiculizar" a una compañera por ser homosexual durante casi diez años.

EP | Baleares
| 05/03/2018

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial celebra este lunes una vista previa por el caso de homofobia en la Policía Local de Palma.

Según se puede leer en el escrito acusatorio, los hechos ocurrieron desde 2007 hasta 2016. Así, R.P. y A.J. se dirigían a ella, tanto en las dependencias policiales como fuera, con expresiones como "boyera", "boyera de mierda", "tijeras", "tijeritas", entre otras.

Además, a menudo, jugaban cuando ella estaba presente a 'Piedra, papel o tijera' y el resultado siempre era "tijera", lo que daba lugar a que se pusieran a gritar: "Tijeras".

En el escrito, se detallan otras acusaciones, como que contaban chistes de lesbianas, simulando que la víctima era la del chiste.

También se explica que R.P., tras usar la moto de la víctima, le rompió huevos en la misma y le preguntó si le había gustado la tortilla o que le desinflaban o le pinchaban las ruedas de su moto.

Al menos en una ocasión, se detuvieron en un club de alterne de la Playa de Palma, y ahí, de común acuerdo, con camareros y prostitutas, hicieron comentarios obscenos sobre la presencia de una mujer en este tipo de establecimiento.

Cabe destacar que en 2009, la víctima denunció la situación al ex comisario y este se mofó y le dijo que si no estaba contenta en la unidad que se marchara a otra unidad, a lo que añadió que era "una boyera de mierda" y que era "la causante del problema".

Asimismo, el ex comisario R.E. no emprendió ninguna investigación y viendo que la cosa empeoraba, y la víctima se cambió de destino a la USOP.

La escalada de hostilidades aumentó cuando la víctima denunció los hechos, sin dar nombres, en una radio local. Esto provocó que R.P. y A.J. intentaran que compañeros suyos declarasen que la habían visto maltratando a un detenido y que se presentase una denuncia falsa por este asunto.

Asimismo, la víctima sufrió diferentes acciones de intimidación y coacción que le provocaron un menoscabo psíquico que precisó de tratamiento psiquiátrico y psicológico prolongado y por lo que estuvo de baja por más de dos meses.