Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL MADRILEÑO, PERFECTO HASTA UN TOQUE CON VERSTAPPEN

Lewis Hamilton logra la victoria en Baréin en un descalabro de Ferrari con Carlos Sainz K.O.

Lewis Hamilton ya tiene la primera victoria en 2019. En la segunda carrera, en Baréin, el británico aprovechó un problema en el Ferrari de Charles Leclerc, y que Vettel parece ponerse nervioso en cuanto ve su Mercedes, para lograr un nuevo triunfo para los plateados. Carlos Sainz se tocó con Verstappen y dijo adiós a unos más que posibles puntos. Lando Norris terminó sexto.

JORGE BAUTISTA | Madrid
| 31/03/2019
Hamilton, por delante de Vettel en el GP de Baréin

Hamilton, por delante de Vettel en el GP de Baréin / Getty Images

Charles Leclerc ha aprendido, si es que no lo había hecho ya, una de las más ciertas verdades de la Fórmula 1: las carreras son muy largas. Y los puntos se reparten los domingos, no los sábados. El monegasco, imbatible en clasificación y en gran parte de la prueba, sufrió problemas en su motor Ferrari y vio inoperante cómo el triunfo se le iba de las manos. Lewis Hamilton consiguió la segunda victoria del curso para Mercedes en un GP de Baréin en el que McLaren dejó destellos...

Y sombras también. Sombras que de nuevo le tocaron ver a Carlos Sainz. Salía séptimo. Bien. Arrancó perfecto para ponerse sexto. Genial. Pero, y a pesar de tener una velocidad punta asombrosa que le permitió estar cerca de pasar a Verstappen, el holandés y él se tocaron para dejar al madrileño en pista pero noqueado y quedándose sin unos más que previsibles puntos. Prueba de ello es Lando Norris, que acabó la prueba en sexto lugar.

Desde atrás, eso sí, Carlos Sainz dejó clara otra afirmación para esta temporada. Los Williams no están, directamente. A pesar de la gran ventaja que tenían tanto Kubica como Russel con respecto al McLaren, los dos pudieron terminar por detrás del coche naranja de no ser porque faltando dos vueltas es fue a boxes. Ahí llevaba tiempo ya Romain Grosjean y su Haas.

Parecía que iban a ser ellos los líderes de la zona media, pero de momento ese honor reside en McLaren y en Alfa Romeo. En un extraño suceso, los dos Renault se quedaron fuera al mismo tiempo. Eran hasta ese momento la 'mayor amenaza' para los tres inalcanzables. Para Ferrari, Mercedes y Red Bull. Con todo, los coches rojos de nuevo perdieron su cartel de favoritos bien por problemas técnicos en caso de Leclerc o bien porque sí en caso de Vettel.

El alemán, otra vez, no solo perdió su duelo en pista con Hamilton sino que además trompeó. Para rematar la fiesta, perdió el alerón delantero por a saber qué motivo. Adiós al podio, y de no ser por el 'safety car' final Charles Leclerc podría haber perdido la tercera plaza en favor de Verstappen.

Lewis pareció que no estaba, pero sí que estaba. Sin hacer demasiado ruido, el británico hizo lo que tenía que hacer y cuando tenía que hacerlo. Puso nervioso a Sebastian Vettel, algo que parece no ser excesivamente complicado, y tuvo paciencia para saber qué debía hacer con Leclerc. Sin problemas y sin riesgos, así se puso primero y primero llegó con el coche de seguridad en pista.

Primer triunfo del campeón del mundo y segundo para Mercedes. Ferrari parece ser más fuerte, pero parecer algo no significa serlo realmente. Mientras, Carlos Sainz busca ese pedacito de suerte necesario para sumar sus primeros puntos de naranja. La buena nueva es que en McLaren tienen coche. Por fin tienen coche para estar en Q3 sin que nada tenga que suceder y para sumar puntos fin de semana tras fin de semana.