Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

SERVIÀ TOMARÁ LA SALIDA DESDE LA 12ª PLAZA

Fernando Alonso sale en el quinto puesto en las 500 Millas de Indianápolis con Dixon desde la pole

Fernando Alonso sigue siendo el gran foco de atención en las 500 Millas de Indianápolis con su espectacular adaptación a los óvalos. El asturiano, en su primera participación en esta prueba, sale quinto en la parrilla gracias a su 372,241 km/h de media en cuatro giros. Scott Dixon sale en la pole y Oriol Servià desde la 12ª plaza.

Jorge Bautista | Madrid | 21/05/2017

Fernando Alonso rueda en el óvalo de Indianápolis

Fernando Alonso rueda en el óvalo de Indianápolis / Reuters

Es su primera participación en las 500 Millas de Indianápolis, pero parece que lleva ya toda una vida compitiendo en el óvalo. Fernando Alonso sigue avanzando y mejorando, y en el Fast Nine ha logrado un espectacular quinto mejor registro con una marca de 372,241, mejorando con creces lo realizado el sábado, para salir desde la segunda línea de la parrilla. En el primer lugar, y volando, Scott Dixon con su 373,362.

Incluso se llegó a pensar en que, por qué no, Fernando podía incluso salir desde la pole. Se llegó a pensar con razón, porque su monoplaza, a pesar de tener nuevo motor por un problema tras los Libres de la tarde, iba mejor, mucho mejor que ayer. Y en sus manos, en el vuelta a vuelta, no hacía otra cosa que mejorar. Con cada giro iba más rápido. Con cada paso por meta marcaba una mayor velocidad punta de media.

Así hasta que al final, saliendo en tercer lugar tras Andretti y tras Kanaan, se colocó en primer lugar. En la pole. Provisional eso sí. Y la mantuvo hasta que salió Alexander Rossi, que fue el primero de los otros cuatro que le superaron. Takuma Sato, tocándose dos veces contra los muros, fue otro de ellos. Y Carpenter, el mejor del sábado, el tercero. El que falta fue Scott Dixon, que directamente voló en el óvalo llegando a superar los 374 kilómetros por hora.

Con ese ritmo, con esa gran velocidad punta y mostrando gran madurez al volante, el neozelandés se llevó la pole. Mantuvo la rapidez, y también la cordura de saber cuándo aflojar en los pasos por curva. Viendo incluso su reflejo en los muros, mientras su mujer disfrutaba en el pit lane de la labor de su marido a lomos de su monoplaza. Una media de 373,362 km/h fue la que le valió para ser el, de momento, número 1 de Indianápolis.

Oriol Servià será el 12º. Mostró gran velocidad el español en su primer giro del sábado, pero se vino abajo en los otros tres y por eso no estuvo en el Fast Nine. Sin embargo, esta vez sí mantuvo un ritmo espectacular que de haberlo mostrado el primer día de 'qualy' le habría valido para ser cuarto. En la lucha por las plazas 10 a la 33, Servià tan solo fue superado por Jones y Hunter-Reay.

Así pues, las plazas están decididas en la carrera de las 500 Millas de Indianápolis. Gran puesto para Servià, y mejor puesto aún para un Fernando Alonso que en su primera vez saldrá desde la quinta posición. Desde la segunda línea. Desde un puesto que, por qué no, le permite pensar en disfrutar y en ganar esta legendaria prueba.