Con América Valenzuela

Divulga que algo queda: Superbacterias, ¿el fin de los antibióticos?

Las superbacterias resistentes a los actuales antibióticos están en auge. ¿Qué está haciendo la ciencia para solucionarlo? ¿Volveremos a los tiempos en los que te podías morir por un simple arañazo? América Valenzuela nos da todas las claves en "Por fin no es lunes"

ondacero.es

Madrid | 01.05.2021 11:00

En “Por fin no es lunes” en “Divulga que algo queda”, América Valenzuela nos habla de las superbacterias y los antibióticos. Hoy en día no es extraño que un chico muera por una pequeña herida mal cuidada o que una infección de orina termine matando por sepsis. Esto ocurre porque han aparecido superbacterias resistentes a los fármacos más potentes del arsenal actual. Están matando a unas 700.000 personas al año en el mundo y se calcula que esta cifra podría ascender hasta los 10 millones a mediados de este siglo.

Usamos en exceso los antibióticos. Muchas veces nos lo recetan y no son estrictamente necesarios. A veces nos automedicamos y otras los usamos para intentar matar virus como la gripe, el resfriado o la covid cuando los antibióticos son bactericidas. Si no matamos a todas las bacterias que causan la infección pueden volverse resistentes. Cuanto más esté en contacto una bacteria con un antibiótico antes aparece la superbacteria.

¿Qué hace la ciencia para combatir las superbacterias?

La ciencia busca y busca antibióticos. Y como ya no sabe dónde buscar los está creando. Casi todos los antibióticos actuales los producen bacterias u hongos que viven en el suelo. Estos microbios presentes en la tierra se aíslan en el laboratorio, se multiplican y se les enfrenta a bacterias patógenas. Para defenderse segregan sustancias que los científicos recogen para averiguar su potencial terapéutico. Y así los antibióticos terminan en el mercado.

Desde su descubrimiento en 1928 hasta ahora se han tomado muestras de terrenos de todo el mundo. Las compañías farmacéuticas han analizado millones de extractos. Esta época dorada acabó en los años 60. A partir de entonces los descubrimientos cayeron en picado. La naturaleza dejó de regalarnos bactericidas. Ahora se sigue buscando. Se recolectan muestras en lugares extremos, como la fosa de las Marianas, de 10 kilómetros de profundidad en el Océano Pacífico o el desierto de Namibia.

¿Es malo darles pan a los patos?

América Valenzuela nos resuelve la duda de la semana. El pan, las galletas, los bollos, las palomitas o las patatas fritas son alimentos que pueden resultar muy apetitosos a los patos, pero no les aportan los nutrientes que necesitan e incluso pueden enfermarlos. Hay una enfermedad llamada ala de ángel que está directamente relacionada con ponerse morados a pan y bollería. Las alas crecen mal, deformadas y se les quedan disparadas hacia afuera, en vez de reposar sobre el cuerpo. Las opciones más saludables para alimentar a los patos son avena, arroz, semillas para aves, fruta, lechuga, guisantes, maíz y lombrices de tierra.