PUEDO OPINAR Y OPINO

Fernando Ónega: "Con la subida del índice de precios, hasta la palabra malestar se queda corta"

Fernando Ónega reflexiona en 'Más de uno' sobre el anuncio de Sánchez de poner tope al precio de los test de antígenos. ¿El coste de la vida va convirtiéndose en el principal motor del malestar de las familias?

Fernando Ónega

Madrid | 11.01.2022 07:58

No tengo datos para darte una respuesta solvente. He mirado las encuestas publicadas, pero preguntan mucho por la intención de voto y poco por el malestar de los ciudadanos, como si no existiera.

Así que no me queda más remedio que aplicar lo que parece lógico. Y parece lógico que la gente se irrite al escuchar al presidente del Gobierno que puede controlar el precio de los test de antígenos y no lo haya hecho cuando en pocos días ese precio se multiplicó por tres en un clarísimo abuso en un artículo que no es de primera necesidad, sino de urgente necesidad.

Y también parece lógico pensar que, con el dato de hoy de subidas salariales en convenio y subida del índice de precios, hasta la palabra malestar se queda corta. Si los salarios pactados suben punto y medio y el IPC de 2021 terminó en 6,7 puntos, es evidente que se produce un empobrecimiento, y el empobrecimiento provoca muchos electos, menos el de la satisfacción.

Si el malestar todavía no se manifiesta de forma agresiva, es porque la paga de Navidad actuó como un cochón, porque los sindicatos están entretenidos en otras negociaciones y porque no pueden protestar por unos convenios que ellos negociaron. Pero en el momento en que los ocho millones de trabajadores afectados por esos convenios comprueben que pueden comprar menos cosas o que es todavía más difícil llegar bien a fin de mes, entonces, querido Alsina, llegarán los lamentos, las quejas y, si nada lo impide, el cabreo social.