PUEDO OPINAR Y OPINO

Fernando Ónega: "El ministerio de Igualdad se convierte en ministerio de caridad de partido y ejerce de oficina de colocación"

Fernando Ónega reflexiona en 'Más de uno' sobre la incorporación de Isa Serra y otros imputados al ministerio de Igualdad de Irene Montero y las declaraciones de Ione Belarra durante su entrevista con Carlos Alsina manteniendo que Alberto Rodríguez había sido condenado sin pruebas.

Fernando Ónega

Madrid | 15.10.2021 07:32

Lo que hay que decir se lo dijiste tú a la resuelta y sonriente Ione Belarra en la entrevista de ayer. Si me permites un resumen algo burdo, fue algo así: o sea, ministra, que ustedes aplauden a la Justicia cuando les beneficia y la abuchean cuando condena a alguien de los suyos. (Aquí debería haber sonado una grabación de aplausos, pero Fran Montes no la tenía prevista).

Y la señora Belarra, con admirable convicción, alega que las sentencias condenatorias fueron injustas y sin pruebas y que todo es una criminalización, una persecución, pobres mártires de la derecha judicial. Por lo tanto, de dimitir que dimitan los jueces.

El caso del diputado Rodríguez es de antología. El diputado Rodríguez se convierte a sí mismo en tribunal de apelación, recurre a sí mismo y decide, contra la sentencia del Supremo, que una multa le basta y no tiene por qué dejar el Congreso. El caso de la condenada Isa Serra y las imputadas que coloca Irene Montero, es pura humanidad. El ministerio de Igualdad se convierte en ministerio de caridad de partido y ejerce de oficina de colocación.

Que nadie de Podemos lo pase mal por haber cometido un delito o estar imputado por un presunto delito. Mamá Irene, ahora amparada por la madrina Belarra, acoge en su seno a perseguidos, perseguidas y perseguides con la aplicación de la muy católica bienaventuranza del Evangelio: “bienaventurados los perseguidos por causa de la Justicia, porque de ellos es el Reino de Podemos”. Amén.