objetos cotidianos, con marta garcía aller

Sí, el semáforo se inventó antes que los coches

Marta García Aller vuelve a Más de uno para contarnos el origen que desconocíamos de los objetos cotidianos. En esta ocasión nos remonta hasta el origen del semáforo, que fue previo a la invención de los coches.

Marta García Aller

Madrid | 18.02.2021 13:30

Marta García Aller explica en Más de uno cuál es el origen de los semáforos. Resulta que el primero es inglés. Se puso en 1868 en un cruce de Westminster. Y regulaba el tráfico de carruajes junto al Parlamento británico. Estaba inspirado en las señales que se habían ideado para el paso de los trenes. Y es que antes de que existieran las señales de tráfico y esto empezó a existir el tráfico. En esto de la innovación normalmente primero llega el problema y luego la solución. Y como cada vez había más coches de caballos circulando por Londres, inventaron una manera de regular el cruce para evitar atropellos. De día funcionaba con unos brazos de madera, y por la noche esos brazos se veían gracias a una linterna de gas que tenía cada uno. En horizontal significaba STOP, e inclinado significaba adelante.

La idea de este primer semáforo era buena. Aunque el invento dio más de un disgusto por la tendencia a explotar del gas inflamable. De hecho, un policía que regulaba cuándo subían y bajaban los brazos de madera acabó mal parado.

¿Cuando surgen los semáforos con electricidad?

Cuando empezaron a proliferar los automóviles, a principios del siglo XX, es cuando llegaron también los primeros semáforos con luces rojas y verdes. Los coches eran ya sin caballos y los semáforos con electricidad. Eso sí, a pesar de ser eléctrico, se activaba manualmente. En 1912 se instaló el que dicen que es el primer semáforo eléctrico, y fue en Salt Lake City. Pero todavía faltaba por resolver un problema, faltaba el ámbar.

Fue en 1912, cuando el famoso Ford T, el primer automóvil para la clase media, ya se extendía por las principales ciudades norteamericanas, los modernos semáforos empezaban a instalarse. También en París, en Montmartre, por ejemplo. Pero con estos semáforos de luces verde y roja había todavía atropellos y accidentes porque la gente... iba muy deprisa (lo mismo a 20 km por hora; deprisa para la época) cuando de repente, bruscamente, el semáforo pasaba de verde a rojo y no les daba tiempo a frenar en seco. Algunos municipios experimentaron con dejar el verde encendido durante unos segundos después de que se iluminara el rojo, para advertir al conductor que pronto cambiaría el derecho de paso. Pero era un lío y tampoco funcionó muy bien el sistema humano de aviso por el que un policía silbaba para avisar del cambio de la luz.

Fue así hasta que a un joven gente de Detroit, William Potts, se le ocurrió poner una tercera luz de color ámbar para marcar la transición. En 1920, Potts diseñó la primera torre de luces de tráfico de tres colores, que se instaló en la intersección de las avenidas Woodward y Michigan en Detroit en octubre de 1920. Pero como Williams era servidor público no pudo patentar el invento.

¿Cuándo llega el primer semáforo cuándo llega a España?

Los primeros semáforos llegan a Madrid el 17 de marzo de 1926, un par de años más tarde de que llegaran a Berlín, a Postdamer Platz. En Madrid el primer semáforo estuvo en el cruce de la Calle Alcalá.

LO MÁS