Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EL COMENTARIO DE DE LA MORENA

De la Morena, sobre la huelga en el fútbol femenino: "Las utilizan como arma arrojadiza en las guerras maquiavélicas de Rubiales"

Las chicas futbolistas han decidido ir a la huelga el fin de semana del 16 de noviembre. Piden un contrato mínimo de 1000 euros brutos mensuales, pero los clubs humildes les ofrecen algo más de la mitad, justificando que es un contrato de media jornada. Las chicas dicen, con razón, que es la misma jornada que hacen los chicos, pero la comparación en estos momentos es imposible, y como no les dan esos 12.000 euros anuales, van a la huelga.

José Ramón de la Morena
  Madrid | 29/10/2019

Un error. Les están utilizando como campo de batalla en la guerra de Rubiales contra la Liga de Fútbol Profesional, y las heridas de esta batalla van a ser solo chicas, chicas futbolistas, las que juegan en los equipos más humildes, porque las de los equipos grandes tienen sus contratos blindados.

Ahora mismo, si paran, solo se hacen daño ellas, porque no perjudican a nadie más que a ellas: no perjudican a la quiniela, ni a la televisión, ni a una gran masa de aficionados, que aún no tienen. En definitiva, y puede sonar duro: les importa un bledo que paren.

Si terminan de construir este proyecto, que está creciendo a gran velocidad, y logran que produzca, que mueva pasiones, que influya, que tenga una televisión que les cubra y les siga, una quiniela, unas apuestas…o sea: intereses económicos, entonces sí, entonces serán todos esos intereses lo que queden paralizados, y buscarán con urgencia una solución, que tiene que llegarles porque llevan razón, y lo que piden son unos mínimos bastante sensatos, solo que aún el árbol no da frutos, y creo que se equivocan vareando ese árbol aún verde.

Pero lo peor es que las utilicen como arma arrojadiza en las guerras maquiavélicas de Rubiales, y que ellas, siendo mujeres, no se den cuenta de las intenciones del personaje.