Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

No Mires Hacia Atrás 24/10/19

Vol. 212 "Agua"

El “aqua” del latín, o agua, esa sustancia cuyas moléculas están compuestas por un átomo de oxígeno y dos átomos de hidrógeno y a la que han dedicado su No Mires Hacia Atrás, Miguel Tébar y Tatiana Tereshkova en su vol. 212.

Julián Vigara
  Murcia | 24/10/2019

Cerveza, Mar, Vino, Lluvia, Ríos… hoy nos centraremos en la propia sustancia en estado líquido cuya molécula está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H₂O).

Tan esencial e imprescindible para el origen y la supervivencia de la gran mayoría de todas las formas conocidas de vida, como menospreciada por ciertos seres inhumanos. Quizás es porque el agua pura se ha descrito tradicionalmente como incolora, inodora e insípida. Aunque la causa probablemente sea porque unos pocos han diseñado las políticas para asignar, distribuir y administrar los recursos hídricos a los otros muchos, propiciando que el agua potable pase de ser un derecho humano esencial a un elemento especulativo y de control.

Vivimos, junto a millones de especies vegetales y animales, en el llamado Planeta Azul, gracias a nuestra Hidrosfera. Por tanto, ¿qué autoridad tenemos sobre el resto de habitantes para influir sobre el ciclo hidrológico y sus recursos? ¿Sabíais que…?

solamente el 3% del agua en la Tierra es dulce (el resto conforma los océanos, mares y albuferas); de ella un minúsculo 0,3% es agua en superficie (más de ⅔ conforma los casquetes polares y glaciares y casi ⅓ se haya subterránea);

y de esa escasa proporción restante un pequeño 2% fluye por los ríos, el 11% conforma los pantanos y la mayoría se encuentra en los lagos (87%).

Está demostrado que somos «Como dos gotas de agua» aunque vivamos «Entre aguas» aparentemente diferentes y si bien es cierto que a veces hemos de navegar entre «Aguas turbulentas» o nos hayan hecho sentir «Pasado por agua», ¡No seamos «Aguafiestas»!. Intentemos no «Dejar que el agua corra» -«Como agua bendita» que es- y aunque el agua sea el solvente universal, evitemos mezclar «Agua y aceite», sobre todo de combustibles minerales. Tal como ya hemos visto en NMHA podremos surfear, bucear pero no somos quién para «andar sobre el agua». «Más claro que el agua»… «Be water my friend!»

Texto: Miguel Tébar, periodista musical de El País • La Opinión • RockDeLux • Efe Eme