Menores

Acompañamiento necesario para que los menores no sean víctimas de acoso tecnológico

Un estudio de la Universidad de La Rioja concluye que el 23% de adolescentes entre 12 y 15 años reconoce recibir peticiones sexuales de adultos por internet. Con este dato, hablamos con la Fundación ANAR sobre los riesgos de los móviles y la supervisión que deben hacer los padres.

El 23% de adolescentes entre 12 y 15 años reconoce que ha recibido peticiones sexuales de adultos por internet, el 14% ha interactuado con el adulto que le envío fotos o vídeos, el 2,6% ha llegado a conocer al adulto con el que interactuó y el 1,8% tuvo un encuentro sexual. Son algunos de los datos de un estudio que han elaborado universidades de La Rioja, País Vasco, la de Deusto y la de Barcelona con encuestas realizadas a menores de varias comunidades, entre ellas Aragón.

Por el peligro que pueden suponer todas estas interacciones, desde la Fundación ANAR y sus líneas de ayuda, se atiende a los riesgos y consecuencias de estas acciones que cada vez se registran a edades más tempranas. Diana Díaz, directora de las líneas de Ayuda de la Fundación ANAR, explica que los padres han de ser conocedores de estos riesgos y han de realizar un acompañamiento, no tanto de supervisión y control, sino de acompañar y no dejar solos a sus hijos.

Una de las fórmulas que se ha puesto en marcha desde la Fundación ANAR es la del contrato tecnológico entre padres e hijos. Díaz recuerda que esto obliga a que se sienten a hablar, a explicar a los menores que existe una normativa y unos riesgos. Además, es importante que los padres estén al tanto de todos los avances tecnológicos y de las posibilidades que ofrecen.