Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

SE HACE VIRAL EN FACEBOOK

La terrible carta de Serena Williams contra el racismo en EEUU: "No voy a quedarme callada"

Serena Williams, número dos del tenis mundial, habla del pánico que sintió junto a su sobrino al cruzarse con un policía. La tenista deja clara su postura en torno a los últimos acontecimientos sucedidos en EEUU vinculados a episodios racistas. La carta lleva más de 124.000 me gustas en Facebook.

Redacción | Madrid | 30/09/2016

Serena Williams celebra un punto en el Open de Australia

Serena Williams celebra un punto en el Open de Australia / Getty Images

Serena Williams ha dejado muy clara su postura sobre los últimos acontecimientos en su país, Estados Unidos, vinculados a episodios de racismo. La tenista ha publicado una carta en su Facebook en la que reflexiona sobre cómo está el ambiente tras las últimas muertes de ciudadanos negros a manos de la Policía estadounidense. La publicación ya ha dado la vuelta al mundo, consiguiendo 124.000 "me gustas".

La actual número dos de tenis mundial habla en la carta de un viaje en coche con su sobrino, de 18 años, y el miedo que sintió al toparse con un policía, momento en el que recordaron la muerte de Philando Castile. Se trata de un ciudadano afroamericano de 32 años fue abatido por los disparos de un policía al llevar un faro del coche roto el pasado julio.

Serena parafrasea en su carta a Martin Luther King para justificar los motivos que le han llevado a publicar su carta: "Llega un momento en que el silencio es traición. No voy a quedarme callada".

LA CARTA ÍNTEGRA DE SERENA WILLIAMS

Hoy le pedí a mi sobrino de 18 años (para ser claros, él es negro) que me llevara a mis reuniones para poder seguir trabajando mientras él conducía. De lejos vi a un policía en uno de los lados de la carretera. Rápidamente me aseguré de que estábamos cumpliendo con el límite de velocidad. Entonces recordé el horrible vídeo de la mujer que se grabó en el coche después de que un policía disparara a su novio. Todo esto me vino a la cabeza en cuestión de segundos. Incluso me arrepentí de no conducir yo. Nunca me perdonaría que le pasara algo a mi sobrino. Es tan inocente. Tanto como lo eran todos 'los demás'.

Estoy convencida de que no 'todo el mundo' es malo, lo que ocurre es que algunos son ignorantes, tienen miedo, no tienen educación o son insensibles ante algo que afecta a millones y millones de vidas.

¿Por qué tengo que estar pensando esto en 2016? ¿No hemos pasado ya por suficientes cosas, abriendo tantas puertas, impactando a billones de vidas? Me he dado cuenta de que no se trata de lo lejos que hemos llegado, sino de cuánto nos queda por recorrer todavía.

Entonces me pregunté; ¿de qué estoy hablando? Tuve que detenerme a pensarlo de nuevo ¿Qué pasa con mis sobrinos? ¿Qué pasará si tengo un hijo y qué pasaría con mis hijas?

Como dijo Martin Luther King: “Llega un momento en que el silencio es traición”.

No voy a quedarme callada.

Serena