Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Sobre Ruedas

¡Una vuelta al Circuito de Jerez!

A veces en la vida uno tiene el privilegio de cumplir sus sueños. Uno de los míos era poder dar una vuelta al Circuito de Jerez, lugar donde comenzó mi aventura en el mundo del motor y del cual cada día estoy más contento de haber elegido esta magnífica profesión. DORNA, la empresa que gestiona con éxito el Mundial de MotoGP me concedió la oportunidad de disfrutar de un momento inolvidable montado en un BMW M6 conducido por Carlos Pratola, piloto del Safety Car de MotoGP y la verdad es que no podía faltar a la cita.

Óscar Langa | Madrid | Actualizado el 19/07/2018 a las 06:03 horas

Óscar Langa. Vuelta al Circuito Jerez

Óscar Langa. Vuelta al Circuito Jerez / Sobre ruedas

BMW lleva desde el año 1999 como coche oficial de MotoGP lo que demuestra una asociación perfecta con el Mundial de MotoGP. La primera impresión del coche es magnífica, con una estética cautivadora y muy elegante. Su propulsor de altas prestaciones, con más de 600 CV te permite acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos, lo cual te hace pensar que estas en un vehículo de competición. El rendimiento del motor, tecnología de chasis, la aerodinámica y el equilibrio que le aporta el uso de componentes como la fibra de carbono, techo de plástico reforzado, están alineados con la clase de precisión los más exigentes esperan de M. Así, el BMW M6 Gran Coupe no sólo ofrece una nueva experiencia de lujo, también busca el potencial dinámico, que tiene sus raíces en la Serie 6 de BMW. La versión de coche de seguridad del BMW M6 Gran Coupe ha sido especialmente modificado para su uso como coche de seguridad a cabo en la pista. El resultado final no puede ser más espectacular y simplemente con verlo enamora.

Empiezan a pasar por el varios invitados y escuchas el sonido brutal del M6 y la verdad es que sientes un escalofrió sabiendo que dentro de unos minutos te va a tocar a ti. Y ese momento llega, te pones el casco y sin pensártelo te montas en su asiento deportivo.

El Circuito de Jerez tiene un trazado de 4423 metros con 13 curvas, 8 de derechas y 5 de izquierdas. Es un circuito bastante plano ya que solo tiene dos pequeños desniveles, con una rampa de un 5,1% al final de la recta de meta y con una pendiente de un 5% en salir de la curva número 5 (Curva Sito Pons). El radio mínimo de la curva es de 30 metros en la 2,6 y 13 y el máximo es de 116 metros en la curva número 4. En sus más de 25 años celebrando el Mundial de MotoGP se ha ganado ser llamado como “La nueva catedral del motociclismo mundial” ya que el ambiente que se crea durante la celebración de cada Gran Premio es único. Los más de 100.000 personas que acuden los domingos de un Gran Premio y el ambiente que se crea en Jerez y pueblos cercanos hacen que sea un Gran Premio mágico para el aficionado de las dos ruedas. Puedo dar fe de ello ya que mi afición por este deporte viene de este trazado.

La combinación no puede ser más perfecta ya que montarte en un BMW M6 y dar una vuelta al Circuito de Jerez hace que sientas una gran emoción. Ese momento llega y Carlos Prátola te indica que te pongas el cinturón de seguridad una vez estés cómodamente sentado en el asiento deportivo. Acelera y notas una sensación increíble y en unos segundos llegas a la primera curva del circuito, la curva “Expo” y notas la impresionante frenada y como traza de manera perfecta, para acelerar en busca de otra curva de derechas, la Michelín. Esta curva es muy lenta en las motos y enseguida haces un cambio de sentido ya que después vienen las curvas 3 y 4 que son de izquierdas y tienes que acelerar mucho para entrar en la 4 bastante rápido. Notas que la tracción del M6 es impresionante ya que incluso se aprovecha los pianos para aprovechar el máximo espacio posible. A continuación viene una curva bastante rápida y larga a la vez, donde los pilotos pasan bastante tiempo inclinado. Es la curva Sito Pons y es la gran modificación que sufrió el Circuito hace bastantes años ya que anteriormente había una chicane que hacía que el trazado fuera bastante más lento y menos espectacular. Con la reforma, el trazado es mucho más bonito ya que la salida de la Curva tiene una pequeña bajada que junto con la recta de 600 metros hace que sea la parte más rápida del circuito. El M6 alcalzará más de 220 Km/ h en ese punto y  es la mayor frenada ya que a continuación viene la curva Dry Sack, de casi 180 grados. Es una horquilla bastante exigente ya que combina el punto más rápido del circuito con la mayor apurada de frenada. Sales de la horquilla y aceleras a fondo ya que a continuación viene la curva 7 de izquierdas muy rápida y luego otra similar, la llamada “Jorge Martínez Aspar”. Esta curva precede el punto con más magia del Mundial de MotoGP que es la zona de las curvas “Nieto” y “Peluqui”. Esta zona alberga a miles de personas en un Gran Premio y los pilotos no paran de repetir que notan los ánimos y en más de una ocasión se les ponen los pelos de punta cuando cuentan estas anécdotas. Esta zona es una de las más técnicas y en este momento ves como la combinación del coche y del piloto es perfecta ya que demuestra los conocimientos del límite del vehículo y es una delicia ver como el coche obedece las órdenes del piloto. Sales de la Curva Peluqui  y aceleras a fondo. En ese momento recuerdo como los pilotos de MotoGP utilizan el cuerpo para levantar la moto y llevarla por donde ellos quieren. Suelo estar en este punto todos los sábados en los entrenos que deciden la formación de parrilla ya que hay una pantalla gigante que me permite seguir en todo momento el desarrollo de los entrenos y disfrutar del gran ambiente de las gradas. Creerme que es algo único.

Entras en la parte final, en la que combinas dos curvas de derecha seguidas la curva “Crivillé” y la curva “Ferrari”, para darle un apretón al acelerador y afrontar la última gran frenada del trazado, la recién nombrada curva “Jorge Lorenzo”, nuestro actual Campeón de Mundo de MotoGP y que tantas escenas polémicas nos ha dejado en la memoria. Este año sin ir más lejos Marc Márquez adelanto a Lorenzo en una apurada al límite del reglamento y que tanto nos recordó a la de Valentino Rossi y Sete Gibernau. Entras en la curva de izquierdas y notas que tu sueño se acaba ya que ves la recta de meta con otra aceleración que dura escasos segundos ya que el coche se detiene a la altura de la línea de meta.

Las sensaciones son inolvidables. En ningún momento pase miedo ya que me gusta la velocidad, conoces el trazado, pero no podemos olvidar que estamos en un circuito de velocidad con grandes escapatorias, montados en un vehículo muy seguro y que está conducido por un piloto experto, aspectos muy importantes ya que esto jamás lo podremos hacer en la carretera. Nunca olvidar esto amigos. Lo más importante es que podamos ir y volver a muchos Grandes Premios y poder contarlo.