Temas

Carlos Padilla

CON CARLOS PADILLA

1x04 El suicidio y tú: 'Perderte'

El suicidio es ya una de las principales causas de fallecimiento en menores, adolescentes. Según recientes datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), casi el 20% de los adolescentes deseó su muerte en el último año. En este último capítulo de "El suicidio y tú", padres y madres que han sufrido esta terrible pérdida comparten su experiencia con el deseo de evitar que otras familias pasen por el mismo trance.

CON CARLOS PADILLA

1x03 El suicidio y tú: 'En tierra de muchos'

Las estadísticas no reflejan la realidad del suicidio: muchos de ellos quedan ocultos bajo un supuesto accidente. Si ya es complicado contabilizar el número de suicidios, mucho más lo es saber cuántas personas intentan quitarse la vida. En este capítulo hablamos con Marta, Carmen y Mirna, tres mujeres que han sobrevivido a uno o varios intentos de suicidio y que aún no están psicológicamente recuperadas. Son tres ejemplos de aquellos que viven con el miedo a que reaparezcan los impulsos suicidas, los que viven en una tierra que parece de pocos, pero que en realidad es de muchos.

CON CARLOS PADILLA

1x02 El suicidio y tú: 'Los que se quedan'

Dicen los estudios que cada suicidio que se consuma le cambia la vida a una docena de familiares y amigos de la persona que se ha quitado la vida. Son las otras víctimas de este drama. En este episodio Carlos Padilla habla con Mari Ángeles, María, Silvia y Virginia, cuatro mujeres que han sufrido la pérdida de un ser querido y que han tenido que aprender a vivir con el dolor y con el estigma que también recae sobre los que se quedan.

CON CARLOS PADILLA

1x01 El suicidio y tú: 'El túnel'

Cada día se quitan la vida en España más de diez personas y lo intentan otras doscientas. Carlos Padilla conversa en este episodio con varios supervivientes del suicidio para tratar de comprender qué lleva a alguien a tomar una decisión tan desesperada. Porque en torno al suicidio aún perviven muchos mitos: ¿es cierto que quien lo avisa nunca lo hace? ¿Hay un factor hereditario? Muchas de estas respuestas conducen a una verdad incómoda: nadie está a salvo de caer en el pozo del suicidio.