CON MARINA HERVÁS

Los orígenes del jazz: un recorrido por distintos lugares y épocas

Con Marina Hervás viajamos hasta Nueva Orleans para conocer los inicios del jazz y la influencia que tuvieron en él otros géneros musicales.

ondacero.es

Madrid | 08.07.2024 12:36

En la actual plaza de Beauregard Square, en Nueva Orleans, en el siglo XVIII, se congregaban los domingos los esclavos negros de esta zona, que, por cierto, por entonces era francesa y española. Por eso, se llamaba la 'Congo Square', o la Plaza del Congo.

Solo se les permitía tocar la música de su tierra de origen aquí, pues no era del agrado ni de cristianos, primero, ni de protestantes, después. También era una forma de tener a la comunidad negra controlada, pues en una rebelión de los esclavos en 1739 habían sido precisamente los tambores los instrumentos utilizado para pautar el ataque a los blancos.

El Ring Shout es un canto ritual en la que se gira en círculo y se canta a los dioses. En la percusión, la pandereta será imitada luego por los platillos de la batería de jazz y, sobre todo, tenemos algo fundamental –y quedaos con esto, que saldrá más veces– tenemos una estructura de lo que, en música, consideramos “llamada-respuesta”. En 'Single Ladies' de Beyoncé encontramos esa microinfluencia de la llamada-respuesta.

¿Dónde nació el blues?

Continuamos en el cruce donde nace el blues o, al menos, una parte importante de él, en las carreteras 49 y 61, en Clarksdale. Se supone que aquí Robert Johnson vendió su alma al diablo para poder ser un virtuoso de la guitarra. Él mismo cuenta, en varias de sus canciones, esta deuda. Ejemplo de ello es 'Me and the devil blues'.

Fijaos cómo se construyen las frases de esta canción: “Esta mañana temprano/Cuando llamaste a mi puerta/Esta mañana temprano, ooh/Cuando llamaste a mi puerta/Y dije, Hola, Satanás/Creo que es hora de irse”. Muchas canciones clásicas de blues funcionan así: dos frases que se repiten y una que varía en el arranque de cada dupla. Es una adaptación de esa estructura llamada-respuesta.

Influencia directa del blues con la música ritual africana

Hay un cierto lamento que no es casual porque blues significa “triste” en inglés. El blues trata de relatar experiencias personales, algo que, aunque hoy estamos muy acostumbrados, era una absoluta novedad a principios de siglo XX.

Se supone que el blues tiene, de nuevo, una influencia directa en una práctica musical ritual africana llamada “griots” o “jeli”, que son cantores de historias de tradición oral, algo así como los trovadores occidentales (aunque esto es un canto que sigue vivo).

Aunque el blues hunde sus raíces también en la tradición africana, era muy moderno. Signo de su modernidad eran las mujeres, que presentan críticas con el trato de los hombres o, incluso, defienden… ¡el lesbianismo! ¡En los años 20!

Un ejemplo de ello es una canción de una artista negra llamada Ma Rainey que se titula 'Prove it On Me'. La letra dice lo siguiente: “A dónde fue, no lo sé/Quiero seguirla a donde vaya;/La gente dice que estoy torcida/ Yo no sabía dónde se lo llevó/Quiero que todo el mundo lo sepa/Dicen que lo hago, nadie me ha pillado/Tengo que probarlo;/Salí anoche con una multitud de mis amigos,/Deben haber sido mujeres, porque no me gustan los hombres”.

El barrio de Storyville en Nueva Orleans, el inicio del jazz

El barrio de Storyville (un nombre que ha adoptado recientemente) a principios de siglo XX era, simplemente, "el distrito" o "el distrito del vicio" –podéis imaginaros por qué–. Aquí hay una explosión del emergente jazz. Este barrio tiene entre sus protagonistas a Jelly Roll Morton, que mezcla el ragtime con la habanera. Y con ese cóctel arrancó el jazz.

Escuchamos a Jelly Roll Morton y su 'New Orleans Blues' que, según él, tenía "sabor español" por esa reminiscencia que se puede encontrar a la habanera. Eso de jugar con ritmos y desplazarlos un poquito, como hacerlos un poco “cojos” (típico del ragtime), es lo que se llama “swing”. Storyville nos da también el nacimiento de los instrumentos que, normalmente, asociamos a una banda de jazz.

En realidad en Storyville había muchas bandas hace algo más de un siglo, pero una de las más importantes es que la que da nombre a esto de jazz (o al menos es una de las creencias que se tiene, pues es un misterio saber de dónde venía esta palabreja exactamente). Se trata de la Original Dixieland Jass Band.

De nuevo, es Jelly Roll Morton el que nos presenta lo que será la típica estructura del grupo de jazz en sus primeros pasos con su Red Hot Peppers: trombón, piano, trompeta y bajo. Fijaos cómo se presentan todos los instrumentos poco a poco en 'Sidewalk Blues'.

La gran figura del incipiente jazz: Louis Armstrong

De este caldo de cultivo surgió la gran figura de esta primera ola del jazz: Louis Armstrong. De hecho, uno de sus éxitos está dedicado a ese mítico barrio de Storyville y, en concreto, a su calle más concurrida, la Basin Street. Pero os traigo su mítica versión del espiritual 'When the Saints go marching in' para que ver lo de la llamada-respuesta “jazzificado”.

Entre 1916 y 1919 se dio lo que se llamó "La Gran Migración", en la que muchísimos negros se fueron a vivir al norte, donde había menor presión racial. Esto hace que, a partir de ese momento, buena parte del salseo jazzístico se mueva entre Chicago y Nueva York.

Y el jazz llegó a Nueva York

Por último, viajamos hasta el famoso Cotton Club, el club de jazz del Harlem, en Nueva York. Aquí comenzó Duke Ellington, precisamente con la big band Cotton Club Orchestra, que es la que estamos escuchando en una grabación de 1929 –la primera– de 'The Dicty Glide'.

Poco a poco, el jazz se fue volviendo más virtuosístico. Así llegamos al llamado “bebop”, que se aleja de ritmos muy bailables, que hemos podido escuchar en la música anterior.

No se sabe muy bien de dónde viene el bebop, pero parece que deriva de una forma específica de cantar en el jazz, llamada scat, en la que la letra no dice nada. Quizá pensáis que no lo habéis escuchado nunca, pero si recordáis 'El libro de la selva', ahí tenéis un bonito scat de Baloo.

Fue en otro club de Nueva York, en el Minton’s, donde nació el bebop de la mano de Dizzy Gillespie con un tema que se llama, precisamente, 'Bebop (Dizzy’s Fingers)'.