Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

CON IGNACIO RODRÍGUEZ BURGOS

La mirada cítrica: ¿qué es el Fondo de las viudas escocesas?

Hoy vamos a hablar de Escocia. Bueno, mejor dicho, de las viudas escocesas. El presidente de la patronal, CEOE, Antonio Garamendi, dice que hay que evitar el catastrofismo cuando se hable de la situación económica española para no ahuyentar a los inversores extranjeros, para no espantar a “las viudas escocesas”. Pero ¿quiénes son las viudas escocesas?

Ignacio Rodríguez Burgos
  Madrid | 09/10/2019

Se puede decir que es el primer fondo de pensiones del mundo. En 1744 dos reverendos presbisterianos, Webster y Wallace, -no confundir con William Wallace- decidieron establecer un instrumento financiero que diera seguridad a las viudas y huérfanos de los pastores presbiterianos.

Los dos eran muy creyentes, temerosos del Señor, pero como buenos escoceses no esperaban la llegada del maná ni creían en el Dios proveerá. Asi que se apoyaron en la incipiente estadística. Eran conscientes que no podían saber cuándo iba a morir un semejante, pero si podían predecir con una precisión aceptable la esperanza media de vida.

Hicieron las cuentas y descubrieron que más o menos morían al año unos 30 reverendos presbiterianos escoceses y siempre había más o menos 930 vivos. Calcularon cuantos dejarían viuda y huérfanos y establecieron las cotas del Fondo de Provisión.

Pues bien, 275 años después, el Fondo de las Viudas escocesas sigue funcionando. Y al presidente de la CEOE lo que le preocupa es que los inversores extranjeros, sean escoceses o no, decidan dejar de invertir en España. Para más inri, alrededor del 46% de la inmensa deuda pública española está en manos extranjeras. Y encima, la inversión extranjera en España ha retrocedido en unos 18.000 millones de euros en la primera mitad del año. Y es que en un mundo cada vez más global la economía no está para gaitas.