Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El Gabinete

El Gabinete: La Duquesa de Alba

Analizamos la figura de La Duquesa de Alba tras su fallecimiento y qué ha significado su persona para la España actual. Lo hacemos junto a Julián Casanova, Carmen Rigalt, Elisa Beni y Juan Adriansens, al que hemos invitado a quedarse.

 

ondacero.es |  Madrid |  20/11/2014

En El Gabinete reflexionamos junto a Julián Casanova, Carmen Rigalt, Elisa Beni y Juan Adriansens sobre la figura de Cayetana de Alba. Preguntamos qué ha significado su personas, en términos morales y sociales, para la España actual. Además conectamos en directo con Elena Manzano para que nos cuente la última hora sobre su funeral.

Juan Adriansens critica que en España no todos los títulos nobiliarios los tenga La Casa Real. “La Casa de Alba es una especie de cajón de sastre donde han ido a parar muchos títulos españoles”. Cree que esto no pasa en otros países, ya que a ningún Duque se le han concedido tantos nombres. Además, resalta que era una copia de su madre.

Julián Casanova cree que lo que se está haciendo con la Duquesa de Alba es analizar muchos matices de su personaje. “Extraña que en el Siglo XXI haya esta identificación con la élite”. Se cuestiona qué pensarán los jóvenes españoles de este culto que se hace a la tradición.

Carmen Rigalt: “Era un personaje muy contradictorio”. Cree que la Duquesa de Alba fue muy libre y que se pueden decir muchas cosas buenas de ella a pesar de ser noble. En su opinión era una figura castiza, muy duquesa ya que tenía muchos títulos, heterodoxa y muy libre.

Elisa Beni afirma que era muy libre porque podía serlo, ya que era la mujer más rica de España. “Además de ser una mujer a la que la gustaba la Hermandad de los Gitanos y que donaba a conventos, también era dueña de muchas explotaciones y de ‘La Fundación Casa de Alba’”. Utilizó todo lo que estaba a su servicio, legalmente, para conservar su patrimonio así como subvenciones del Ayuntamiento de Madrid o de la Unión Europea.