Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Uno de cada cinco bebés de menos de tres meses desarrolla cólico del lactante

Entre los factores biológicos se encuentran la inmadurez del sistema nervioso o digestivo, pues la madurez de la microbiota intestinal neonatal es un proceso que se ve influenciado por diversos factores como el tipo de nacimiento o la dieta de la madre.

Redacción | Madrid | 07/06/2018

Uno de cada cinco bebés de menos de tres meses desarrolla cólico del lactante

Uno de cada cinco bebés de menos de tres meses desarrolla cólico del lactante / Redacción

Uno de cada cinco lactantes menores de tres meses desarrolla cólico del lactante (CL). Así lo ha explicado el Dr. Juan Leonardo Odriozola Sánchez, pediatra del Consultorio Moraleja de en Medio, durante su intervención en un taller organizado por Ferrer, sobre el manejo de esta patología.Durante el encuentro, según recoge ‘Ferrer’, que ha tenido lugar hoy en Madrid, el Dr. Odriozola ha analizado los aspectos más relevantes asociados a este trastorno. En este sentido, ha señalado que “su etiología es multifactorial, pudiendo estar implicados tanto factores de naturaleza biológica, como psicológica”.

Entre los factores biológicos se encuentran la inmadurez del sistema nervioso o digestivo, pues la madurez de la microbiota intestinal neonatal es un proceso que se ve influenciado por diversos factores como el tipo de nacimiento o la dieta de la madre. Por otro lado, la prematuridad del bebé y los antecedentes familiares, como son la tensión, la edad o el hábito tabáquico de la madre, forman parte de los agentes psicológicos que pueden condicionar la aparición de estos cólicos.

Según Odriozola, el cólico del lactante es un “trastorno gastrointestinal funcional, que se traduce en episodios recurrentes y prolongados de llanto, angustia e irritabilidad en el bebé, que es más frecuente en aquellos alimentados con fórmulas infantiles, que en los que reciben lactancia materna”. Además, ha afirmado que, “aunque se trata de un proceso autolimitado en el tiempo, pues desaparece de forma espontánea entre el 4º y 6º mes de vida, genera un deterioro severo en la calidad de vida de toda la familia”.

A pesar de la alta prevalencia de este trastorno que afecta a muchos recién nacidos, la patogenia del cólico del lactante sigue siendo parcialmente desconocida y esta se resume en un aumento de bacterias productoras de gas, inflamación intestinal y reducción de bacterias saludables.