Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Hidratación y salud

Para las personas mayores los farmacéuticos recomiendan ingerir agua de desmineralización baja para evitar desequilibrios hidroelectrolíticos y descompensaciones (hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca congestiva). Además aconsejan beber agua todo el día y durante las comidas (entre 4 y 6 vasos de agua) ya que favorece la ingestión de alimentos. La recomendación general de ingesta de agua debe ser entre 1-1,5 ml por caloría ingerida (2,5-2,75 l/d).

Dr. Bartolomé Beltrán
 |  Madrid | 19/07/2019

Uno de los aspectos que no hay que descuidar durante el verano es la hidratación. Para informar a la población sobre este asunto el Consejo General de Farmacéuticos, a través de la Vocalía Nacional de Alimentación, ha lanzado una campaña en las farmacias comunitarias. La iniciativa incluye una infografía y un manual de hidratación, en el que han participado 9 expertos, y ha estado coordinado por Aquilino García, vocal nacional de Alimentación del CGCOF. El experto comenta que “es importante concienciar a la población no sólo sobre cómo hidratarse bien, sino también sobre la correcta utilización de ciertos medicamentos, que los hay y que pueden afectar a su nivel de hidratación, aumentando tanto el riesgo de deshidratación como el agotamiento por calor”.

Para las personas mayores los farmacéuticos recomiendan ingerir agua de desmineralización baja para evitar desequilibrios hidroelectrolíticos y descompensaciones (hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca congestiva). Además aconsejan beber agua todo el día y durante las comidas (entre 4 y 6 vasos de agua) ya que favorece la ingestión de alimentos. La recomendación general de ingesta de agua debe ser entre 1-1,5 ml por caloría ingerida (2,5-2,75 l/d).

En el caso de embarazas y lactantes los boticarios recomiendan beber agua a pequeños intervalos a lo largo del día para reducir la acidez. Durante el embarazo es aconsejable aumentar la ingesta en unos 300 ml/día y en lactantes debe aumentar en unos 700 ml/día.

Los más pequeños también se incluyen dentro del grupo de especial interés a la hora de mantener una buena hidratación, de hecho tienen más necesidades que los adultos. Esta necesidad variará dependiendo de la actividad que realicen. Por este motivo es importante instaurar unos buenos hábitos de hidratación en las primeras etapas de la vida.

Finalmente en deportistas los farmacéuticos subrayan que la realización de ejercicio físico, en función de su intensidad, duración o condiciones ambientales puede suponer una pérdida de 2-5 ml de agua por cada minuto de práctica. La deshidratación disminuye la capacidad de realizar esfuerzos de alta intensidad a corto plazo y esfuerzos prolongados.

Desde el Consejo de Dentistas de España también recuerdan en esta época del año que mantener el cuerpo correctamente hidratado protege nuestra salud bucodental. El Dr. Óscar Castro, presidente de esta institución recuerda que “para combatir la sed, lo más recomendable es beber agua, a ser posible, dos litros al día, además de tomar alimentos como verduras y frutas, que ayudarán a mantener la hidratación corporal. Si el organismo está bien hidratado, la calidad de la saliva será la adecuada para proteger los dientes”.

Al estar más tiempo fuera de casa, cepillarse los dientes después de cada comida no siempre es posible. El presidente de los dentistas matiza que los chicles sin azúcar con xilitol son una buena opción cuando no es posible cepillar los dientes después de cada comida, ya que estimularán la salivación y aumentarán el pH de la boca, protegiéndola de las bacterias. Pero en ningún caso sustituyen al cepillado con pasta fluorada. Seguro.