Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

El "farol" de Puig

En definitiva hablamos del Hospital de Denia pues todo parece indicar que pretende iniciar esas negociaciones para la compra del sesenta y cinco por ciento de las acciones que posee la firma concesionaria del Departamento al que pertenece el Hospital sito en la costa norte de la provincia de Alicante en la comarca de la Marina Alta conocida como “Marquesado de Denia”.

Dr. Bartolomé Beltrán | Madrid | 31/03/2016

Dr. Bartolomé Beltrán

Dr. Bartolomé Beltrán / Onda Cero

El Presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, se ha tirado a la piscina sin ver la profundidad de la dimensión que tiene el grueso del agua contenida. Me refiero en este caso al tanto político y mediático que ha querido apuntarse al manifestar que quiere “iniciar negociaciones con DKV para la reversión del Departamento de Salud de la Marina al Sistema Público”.

En definitiva hablamos del Hospital de Denia pues todo parece indicar que pretende iniciar esas negociaciones para la compra del sesenta y cinco por ciento de las acciones que posee la firma concesionaria del Departamento al que pertenece el Hospital sito en la costa norte de la provincia de Alicante en la comarca de la Marina Alta conocida como “Marquesado de Denia”.

El gesto es loable en ese intento que debe tener lo público de acudir en socorro de las prestaciones que da un elemento básico como es el derecho de los ciudadanos para acceder a la asistencia sanitaria. Pero este asunto no está en juego. Sin embargo, lo que ya está demostrado es que el Sistema Sanitario Público precisa para su sostenibilidad de la complementación de las herramientas necesarias ya sea por la vía de concesiones, acuerdos, complementaciones o modelos que acuden en socorro de las casi siempre fatídicas, salvo excepciones, cuentas de la gestión pública. No se comprende que el Presidente de la Comunidad teniendo los datos encima de la mesa de las deudas sanitarias que tiene en el ámbito asistencial quiera meterse ahora a comprador de algo con lo que no cuenta con recursos ni para pagarlo ni tampoco para sostenerlo.

Curiosamente en esa Comunidad cuenta con la gestión sanitaria del “Modelo Alzira” que contiene unas claves de modelo de propiedad, control y financiación pública y prestación privada que es el caso de los hospitales de Ribera Salud con los que comparte responsabilidades y fidelidades de absoluta confianza para ambas partes. No se entiende por tanto que monte una campaña de imagen sobre la nada, que se tire un farol, o que venda humo. Porque el pragmatismo le indica que tiene la mejor solución en su propia Comunidad. Seguro.