Se intercambiaron las fichas

SUMMA admite que confundió a una mujer que falleció en 2020 con una enferma terminal

El servicio de emergencias médicas de la Comunidad de Madrid ha admitido que confundieron la ficha médica de la fallecida con la de otra paciente.

ondacero.es | EFE

Madrid | 25.11.2021 22:30

Fotografía facilitada por la Comunidad de Madrid de un vehículo del Summa 112
Fotografía facilitada por la Comunidad de Madrid de un vehículo del Summa 112 | EFE

El SUMMA 112 de la Comunidad de Madrid ha admitido haber cometido "un error" en la asistencia a una mujer de 72 años, que falleció en enero de 2020, al intercambiarse las fichas médicas. Confundieron a la fallecida con una enferma terminal, lo que generó un pequeño retraso en el envío de una ambulancia a su domicilio. Cuando el servicio de emergencias médicas llegó a la vivienda de la paciente, ya "no pudo hacer nada para salvar su vida". Sin embargo, fuentes del Summa señalan que "de ese retraso no se puede inferir el fallecimiento".

Los hechos ocurrieron el 26 de enero de 2020. La hija de la paciente hizo dos llamadas al 112 para pedir ayuda al ver que su madre agonizaba. La primera llamada al 112 fue a las 10:48 horas. La mujer explicó que su madre presentaba una insuficiencia respiratoria y que era enferma crónica del corazón. La paciente se encontraba inconsciente y el médico del summa al teléfono le comunicó el envío de la UVI móvil y que la llamada sería transferida al summa. Tras 11 minutos de espera, la mujer vuelve a llamar porque aún no llega la ambulancia y "a llamada es transferida desde el 112 a otro médico distinto al de la anterior llamada", según indica el summa.

Es en esta llamada, cuando el médico que la atiende, se da cuenta de que "por error se han intercambiado las fichas de este caso y de otro anterior muy similar por sintomatología y características de la paciente, pero con una necesidad de tipo de recurso y de prioridad en la atención distintas". Al comprobar la equivocación, activan el recurso adecuado y envían una UVI móvil que tarda unos 6 minutos más. A su llegada, los sanitarios comprueban que "no se puede hacer nada por salvar la vida de la paciente".

El tiempo de respuesta total desde la primera llamada hasta la llegada del equipo médico fue de 18 minutos. Desde el Summa señalan que "dicho tiempo de respuesta se encuentra dentro de los márgenes aceptables contemplados en este servicio". "El error sí genera un retraso de unos minutos, pero de ese retraso no se puede inferir el fallecimiento. Resulta imposible predecir cuál habría sido el resultado final si la ambulancia hubiera sido enviada en el primer momento", añaden.

La familia de la fallecida ya ha presentado una reclamación de indemnización patrimonial y el Summa 112 envió en agosto al Servicio de Responsabilidad Patrimonial de la Comunidad de Madrid todas las llamadas registradas en el caso, a excepcion de las que atendió el 112. "Se envían conforme dicta la ley y, por protección de datos, la voz de alertante y facultativo están distorsionados. No obstante, el SUMMA 112 recuerda que la difusión de este contenido vulnera la ley", afirman desde el servicio de emergencias.

La hija de la paciente denuncia el trato recibido en las llamadas. La mujer, al quejarse de la tardanza de la asistencia en la segunda llamada, recibió esta respuesta del médico: "Señora, es que su madre se está muriendo por lo que usted me ha contado, ¿vale?". A lo que ella, impotente, replicó: "Da gusto con usted, da gusto, o sea... Me deja con una tranquilidad... Lo mismo si vienen ya, rápido, no se muere". A raíz de esta tensa conversación, el médico pudo darse cuenta del error y proceder a enviar la UVI móvil.