Caso Esther López

Caso Esther López: todas las pistas que apuntan a Óscar como principal sospechoso

El caso de la muerte de Esther López sigue abierto y las investigaciones se centran en su amigo Óscar, una de las personas con las que estuvo en su última noche

ondacero.es

Madrid | 25.06.2022 06:07

Caso Esther López: todas las pistas que apuntan a Óscar como principal sospechoso
Caso Esther López: todas las pistas que apuntan a Óscar como principal sospechoso | efe

El caso de la muerte de Esther López sigue sin conclusiones. Toda la investigación realizada hasta la fecha apunta a Óscar S.M. amigo de la víctima como principal sospechoso. El hallazgo de perfil genético del investigado, la víctima y de una tercera persona, no identificada, en la parte izquierda de la boca del maletero de su turismo, el hecho llamativo de que los móviles de Óscar y Esther pasaran a 'modo avión' coincidiendo prácticamente durante un periodo concreto en horas posteriores, el lavado del vehículo aquella misma mañana y los dos viajes que ese mismo día, por la tarde y por la noche, realizó el investigado desde Valladolid a su vivienda en Traspinedo forman parte de las numerosas sospechas que se ciernen sobre la persona de Óscar y su presunta implicación en la muerte de la joven.

Su declaración contradictoria

Las declaraciones de los dos amigos resultaron contradictorias, especialmente la de Óscar. Lo que sí se confirmó gracias al rastro de la tarjeta de crédito de éste es que éste pagó las consumiciones en el bar en torno a las 2 y media de la madrugada. Después, los tres jóvenes se montaron en el coche de Óscar conducido por él mismo hasta el lugar donde vivía Carolo, que se ubicaba en las proximidades de un restaurante en el que éste había trabajado y que al mismo tiempo era cercano al lugar donde apareció el cuerpo de la víctima.

Sin embargo y gracias a la conexión de sus teléfonos móviles, la policía pudo comprobar que, antes de llegar hasta allí, la trayectoria se desvió en la dirección contraria a un descampado cercano a la casa de Esther, lugar en el que permanecieron durante 35 minutos. El relato de Óscar, que no incluyó esta parada, fue que, después de dejar a Carolo, Esther y él discutieron y ella decidió bajarse del coche por razones que han variado según la declaración, pero que apuntaban a que fue por propia voluntad. Posteriormente ofreció otra versión en la que aseguraba que había quedado con otra persona y por eso decidió irse.

Óscar lavó su vehículo

Se ha comprobado a través de cámaras de seguridad que en los días posteriores llevó su coche a lavar a diferentes gasolineras. Además han descubierto una hendidura en la parte delantera de la carrocería por lo que los investigadores han contactado con peritos para tratar de averiguar si ha habido reemplazo de alguna pieza y analizar a centralita que refleja cualquier cambio del coche que es un Wolkswagen T-Roc de color gris oscuro. Ya se analizó el interior del vehículo en el que se había encontrado ADN de Esther en el maletero aunque no sangre, algo que se podría explicar si la joven hubiera dejado alguna pertenencia como un bolso o una chaqueta.

Los cambios en la centralita del vehículo

Pese a las sospechas de que Óscar intentó modificar en dos ocasiones la centralita del vehículo, es algo que no han podido corroborar desde Volkswagen Alemania que recalcan que "no se han almacenado los datos en el servidor" porque el sospechoso no había descargado la aplicación que se encarga de esa labor.

Un informe sí apunta a la manipulación del sistema

Aunque el informe definitivo está a expensas de "dos cuestiones" relativas al análisis del módulo de navegación del turismo que fue remitido a la empresa en Alemania, concretamente a Dresden, para un exhaustivo examen, el experto de la empresa SEADA, que realizó una primera diagnosis, ya ha trasmitido a la juez titular de Instrucción número 5 que parecen confirmarse las primeras hipótesis, es decir, que dicho sistema fue manipulado.

"Se muestran dos fechas en las que se realiza un borrado de todas las averías del vehículo, el intento de creación de una nueva llave y la programación sin éxito de ésta", concreta el perito, quien añade que, por otro lado, "queda pendiente la respuesta del fabricante del equipo sobre cuándo se utiliza por primera vez el usuario principal en el equipo y si el sistema de navegación no se activó en ningún momento o, por el contrario, lo desactivó el usuario, ya que no se han encontrado posiciones GPS en el aparato multimedia".

Las fibras encontradas en su casa

Los últimos informes se centran en el análisis a las fibras encontradas en el chalé del principal sospechoso, Óscar S., el amigo de Esther que estuvo con ella en la noche de su fallecimiento.

En el domicilio se encontró una fibra de color beige que según desvela el estudio que ha recopilado El Norte de Castilla, "se ajusta, en cuanto a sus características físicas y su composición química con las fibras de origen artificial y color beige que componen parte del tejido de la chaqueta de la víctima".

Óscar declaró que Esther no había estado en su casa por lo que esta fibra podría desmentir su versión. Sin embargo, aún en el caso de que se confirme que la fibra pertenece a la chaqueta que llevaba la víctima, existe la posibilidad de que se produjera una transferencia ya que ambos pasaron mucho tiempo juntos en las horas previas al fallecimiento, y que hubiera sido el propio Óscar el que sin darse cuenta hubiera arrastrado esa fibra consigo.

Fibras en el coche de Óscar

Otras fibras que pueden dar pistas pero que tampoco lo pueden hacer de forma concluyente son las encontradas en las uñas de Esther que "se ajustan con las fibras de origen natural y color blanco que componen parte el tejido del pantalón tipo chino". El problema es que ese tipo de fibras blancas son muy comunes por lo que es difícil que tenga valor como prueba. En las uñas también encontraron fibras azules de las que no se ha podido determinar su origen. En todo caso, los investigadores están convencidos que las fibras blancas pertenecen a Óscar.

Caso parecido es el de otra fibra blanca encontrada en el coche de Óscar, el Volkswagen T-ROC. En concreto, en una de las matrículas. Las fibras coinciden tanto en color como en composición química con las de los calcetines de Esther pero al "ser muy ubicuas, tienen escaso valor probatorio".