SUMINISTRO DE GAS

La UE limitará la temperatura de los edificios públicos para reducir la demanda de gas

La Unión Europea reclama medidas urgentes de ahorro energético para aplicarlas de inmediato ante el temor de que la situación vaya a peor si finalmente Rusia decide cortar el gripo del gas.

ondacero.es

Madrid | 15.07.2022 07:45

La temperatura a la que debes poner el aire acondicionado para ahorrar más dinero en la factura de la luz
Imagen de archivo de una persona que enciende el aire acondicionado. | EFE

La Comisión Europea tiene previsto sugerir a los países que incentiven con compensaciones económicas la reducción del consumo de gas de empresas como parte de las medidas de la Unión Europea para prepararse para un invierno marcado por una probable decisión de Rusia de cortar el suministro al bloque.

Según el borrador del documento que el Ejecutivo comunitario desvelará el próximo miércoles, el club todavía es capaz de minimizar el impacto de un “posible gran corte” del suministro del gas en invierno, siempre y cuando adopte desde ya una serie de medidas e incentivos.

¿Qué medidas proponen para reducir el consumo del gas?

“La Comisión apoya firmemente las mejores prácticas, como la idea de subastas o sistemas de licitaciones para incentivar una reducción del consumo de consumidores industriales dejando que las industrias ofrezcan esas reducciones del consumo de gas a cambio de compensación”. Subastas que podrían ser organizadas entre varios países “para maximizar las posibilidades de consumidores que operan en varios Estados miembros y para Estados miembros con menos medios fiscales".

Otra posibilidad son los llamados "contratos de interrumpibilidad", que contemplan la concesión de compensaciones económicas para financiar una reducción predeterminada del consumo de gas durante un periodo de desconexión.

"Después de haber agotado todas estas medidas, los Estados miembros quizás necesiten empezar a restringir parcial o totalmente (el consumo) de grupos específicos de consumidores que hayan sido identificados en sus planes de emergencia", reconoce Bruselas, para después indicar que tal priorización puede diferir de unos países a otros.

El plan de contingencia remarca que "cada ciudadano y cada hogar puede ahorrar gas" y pone el acento en el volumen de este combustible que se utiliza en sistemas de calefacción o refrigeración, aunque recuerda que los hogares, la calefacción urbana y algunos servicios sociales esenciales son consumidores protegidos y serían los últimos en sufrir racionamientos.

A nivel particular, propone que desde este mismo momento, si una familia tiene aire acondicionado en casa, no lo ponga por debajo de 25º en verano. Y que, cuando llegue el invierno y haya que ajustar la calefacción, no se ponga por encima de los 19º. Esa misma instrucción se trasladará igualmente a los edificios públicos, los de la UE y los de los países miembros.

Advertencia de Josep Borrell

De esta manera, toma forma aquella advertencia que en su día al comienzo de la guerra en Ucrania hizo el ministro de Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, a los ciudadanos europeos de que bajasen su consumo de gas. Una advertencia que en su día fue muy criticada.

Josep Borrell intervino en el Parlamento Europeo para hablar sobre la guerra en Ucrania. El alto representante de la UE para la Política Exterior dijo que también suponía un reto para Europa, que debe "cortar el cordón umbilical que une a nuestra economía con la rusa".

Para ello, propuso medidas políticas a nivel macro: "Lo podemos hacer con una nueva directiva que pretende recortar de aquí a fin de año en dos terceras partes nuestra dependencia del gas ruso. Objetivo difícil, pero realizable si realmente nos aplicamos a ello”.

Pero Borrell fue más allá y pidió esfuerzos a la ciudadanía: "Eso requiere medidas macroeconómicas, medidas técnicas, y también pide que los ciudadanos europeos bajen la calefacción de sus casas, también pide que todo el mundo haga un esfuerzo individual en recortar el consumo de gas, igual que recortamos el de agua cuando hay sequía e igual que nos ponemos una mascarilla para combatir el virus".

Las recetas del Gobierno español

Más teletrabajo y transporte público y menos calefacción y aire acondicionado. Son algunas recetas en las que ha pensado el Gobierno para impulsar el ahorro energético, alternativas a las que ya recurren muchos españoles ante la subida de precios de los combustibles y la electricidad, y pese a la ola de calor que azota al país y que ha provocado estos días que la demanda eléctrica se dispare.

Medidas que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, deslizó en el debate sobre el estado de la nación y que, según afirmó, no atentarán contra el modo de vida de los españoles, "pero sí serán acciones que permitan defender nuestros valores y nuestro modo de vida cuando se ve atacado".

Y, aunque España no es de los países que más afectado se ve por las consecuencias energéticas de la invasión rusa de Ucrania, el Gobierno quiere arrimar el hombro en Europa y no descarta nada sobre las consecuencias de la guerra, tampoco que Putin decida cortar el gas a Europa, con las consecuencias que tendría sobre la economía española y europea.

Por eso, Sánchez ha avanzado que se tendrán que adoptar medidas de ahorro energético y habrá que impulsar un aumento del teletrabajo, fomentar el transporte público, bajar algún grado la calefacción o subirlo en el aire acondicionado.