Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Reseñamos "Iron Man: Extremis (El montaje del director)" editado por Panini Cómics.

Un cómic de película

Este viernes se estrena la tercera entrega de la saga cinematográfica protagonizada por el "hombre de hierro". A falta de poder escribir sobre la película, que lamentablemente no podremos ver hasta que paguemos religiosamente la entrada, esta es una oportunidad estupenda para traer al blog uno de los títulos más importantes que se han escrito sobre Iron man en los últimos años. No en vano está escrito por Warren Ellis, uno de los guionistas más prolíficos y exitosos y dibujado por Adi Granov. Un artista bosnio hiperrealista a quien se le encargó rediseñar al Vengador Dorado. Su particular visión de la armadura de Tony Stark gustó tanto, que los productores de la película le contrataron para que asesorara a la hora de llevar al personaje a la gran pantalla. Así que la historia que os traemos hoy fue la que definió la estética del Iron Man que después todos hemos visto en el cine. Y para que quede claro su vínculo con la peli, esta edición lleva la coletilla de "El montaje del director", ya que contiene abundante material extra centrado sobre todo en el trabajo de su dibujante.

David Gabás | Madrid | 25/04/2013

Portada de 'Iron Man Extremis. El montaje del director', que edita Panini Cómics

Portada de 'Iron Man Extremis. El montaje del director', que edita Panini Cómics / Héroes y Villanos

Pero más allá de ediciones y material extra, lo normal es que cuando uno empieza a leer Extremis sienta una especie de déjà-vu. Que tenga la sensación de haber visto ya esas viñetas antes, pues algunas se convirtieron en secuencias de la primera entrega cinematográfica de Iron Man. De hecho no solo la armadura es prácticamente idéntica a la de la película, colores incluidos, sino que la primera y rudimentaria versión que construye Tony Stark para escapar de los terroristas que le mantienen secuestrado en el desierto es exactamente igual. Pero vamos al cómic, que es de lo que hablamos aquí.

Como decía al principio, el objetivo de esta historia es llevar a cabo una revisión del personaje, así que este va a ser el enésimo renacer que os vamos a contar en el blog. En este caso, para asegurarse el éxito de la reconstrucción de Iron Man, Marvel encargó la tarea a un equipo creativo de lo más solvente. Por un lado el guionista Warren Ellis, responsable de algunas de las historias más maravillosas que se han publicado en los últimos años, como Transmetropolitan, The Authority, o Planetary. Por otro lado Adi Granov. Un dibujante que había destacado sobre todo porque había firmado alguna de las portadas más espectaculares del momento. Y es precisamente esto lo que marcaría el proyecto. Su falta de costumbre para trabajar como dibujante completo le hacía incapaz de cumplir con los plazos de entrega. De hecho, el primer arco argumental de la serie, que está compuesto por los seis números que recopila este tomo, tardó en publicarse un año y medio. Y al final tanto Ellis como Granov dejaron la serie. Por cierto, que aunque el estilo del bosnio es espectacular, tanto realismo en ocasiones ralentiza algo la lectura, le quita fluidez.

Bueno, que me lío... Decíamos que esta historia se quería utilizar para relanzar el personaje y conseguir que conectara con las nuevas generaciones. Así que como buena revisión que es, modifica su origen para establecer referencias temporales más cercanas. Ahora Tony Stark empieza su carrera diseñando armas para que las utilice el ejército estadounidense en la primera Guerra del Golfo, y es herido por una granada en Afganistán, que es donde diseñará la primera y rudimentaria versión de su armadura.

La historia en sí, sin ser lo mejor que ha escrito el guionista, es buena y eficaz. Tiene un inicio arrollador en el que de un plumazo Ellis nos pone ante las contradicciones del personaje, gracias a una entrevista que Tony Stark acepta con un periodista estrella que le hace ver la imagen que ofrece al exterior. Una especie de Michael Moore que le muestra las consecuencias que tienen sus armas sobre la población civil de los países en las que se han usado. Una especie de espejo ante el que Stark trata de justificarse. Él insiste en que no es una persona que quiera hacer el mal pero necesita ingresos para investigar. Y esos ingresos solo los consigue a través de sus trabajos para el ejército. El eterno debate entre si el fin justifica los medios.

Después de esta muy buena introspección por las miserias del personaje, la historia deriva en una especie de thriller en el que las escenas de acción están muy bien resueltas y en las que, por cierto, no se ven ningún "blam!", "pow!" o "boom!". En definitiva una historia recomendable, que se lee del tirón y que como hemos dicho, viene acompañada por gran cantidad de material extra -más de 40 páginas- centradas sobre todo en el trabajo de Adi Granov. Algo que, dicho sea de paso, sirve para darse cuenta de por qué este hombre es tan lento trabajando...

Edición original: Iron Man: Extremis Director's Cut 1-6 USA

Publica: Panini Cómics

Guión: Warren Ellis

Dibujo: Adi Granov

Formato: Libro en tapa dura. 200 págs. Color

Precio: 19,95€