Según barómetro de otoño del CEMOP

El PSOE se hunde hasta los 13 escaños mientras el PP sube a 20 escaños

Los murcianos se muestran satisfechos con la gestión de la pandemia del Gobierno regional. López Miras se consolida como el líder político más valorado en la región de Murcia.

Rosa Roda

Murcia | 10.11.2020 13:11 (Actualizado 10.11.2020 14:00)

Barómetro otoño 2020
Barómetro otoño 2020 | CEMOP

El barómetro de otoño del CEMOP confirma la tendencia a la baja del PSOE de Diego Conesa que se hunde hasta los 13 escaños, mientras que el PP de López Miras sube a 20 escaños y VOX casi doblaría al pasar de 4 a 7 escaños.

El partido Ciudadanos, dirigido ahora por Ana Martínez Vidal, pierde la mitad de sus escaños al pasar de 6 a 3. El PP lograría la mayoría absoluta pactando con VOX o con Cs.

El PP recibiría 9000 votos del PSOE y 14.000 de Cs, aunque pierde 5000 electores en su balance con VOX.

El sondeo del CEMOP indica que el PP tendría una base electoral del 41,5%, y su techo se ubicaría en el 53,6%, mientras que la base del PSOE sería del 23,8% y su techo del 35,9%.

El PP es el partido que menos rechazo provoca entre el electorado frente al PSOE que tiene más de diez puntos de rechazo que el PP, y además despierta menos adhesiones.

El PSOE se hunde debido principalmente a una importante desmovilización de su electorado de mayo de 2019.

Ciudadanos también sufre una importante desmovilización fruto de la indiferencia que hay hacia su oferta política por una buena parte del electorado.

La otra cara es VOX con una altísima fidelidad entre sus votantes de mayo de 2019, que ya puede considerarse como electorado de pertenencia, una reducida desmovilización y una recepción de voto desde el resto del sistema partidista, en especial, desde el PP, partido con el que mantiene un continuo intercambio de electorados.

Los murcianos menos preocupados por la situación económica y menos preocupados por la pandemia que el resto de españoles.

Según el barómetro de otoño del CEMOP, la situación económica derivada de la pandemia preocupa en la región de Murcia, pero menos que en el resto de España.

El 52% de los murcianos afirma estar preocupado por la crisis económica sobrevenida a la crisis sanitaria, frente al 78,9% de los ciudadanos españoles.

La salud de la economía regional preocupa indistintamente del partido político al que se vote. Solo destacan por ser algo más optimistas los votantes del PP.

El barómetro del CEMOP advierte de que la gravedad percibida en la situación económica, desde la llegada de la pandemia en primavera, puede arrastrar cualquier empeño político.

Los murcianos también están menos preocupados por la evolución de la pandemia que el resto de españoles. Según el barómetro del CEMOP, el grado de preocupación por la pandemia es considerablemente mayor a nivel nacional que en el ámbito de la región de Murcia.

El sondeo dice que desciende el porcentaje de murcianos preocupados por la segunda ola de la pandemia al pasar de un 86% de murcianos que se declaraba preocupado por el coronavirus en primavera al 79,2% en el barómetro de otoño.

El coronvavirus junto al recurrente problema del desempleo se constituyen como los principales problemas para los murcianos. El tercer problema señalado por los murcianos son los políticos, los partidos y la política en general. La corrupción y el fraude solo preocupa al 0,8% de los murcianos.

El barómetro del CEMOP también concluye que la gestión del Gobierno regional de la pandemia ha hecho crecer el porcentaje de la ciudadanía satisfecha, al tiempo que se ha producido un desgaste de la oposición. Resulta llamativo el porcentaje de votantes con recuerdo de voto a partidos de izquierda en las elecciones autonómicas de mayo de 2019 (19,8% del PSOE y 15,2% de Unidas Podemos) que consideran como buena la actuación del gobierno regional.

Los datos confirman que la forma de administrar los problemas, y las decisiones que se han ido tomando para sobrellevar la emergencia sanitaria, no generan gran descontento tampoco entre las filas de los adversarios políticos y, sin embargo, han reforzado la imagen positiva que la población murciana tiene del Ejecutivo de López Miras.

Sin embargo, el 58,9% de los murcianos califica de mala o muy mala la gestión de la pandemia realizada por el Gobierno de España.

Un dato que destaca el barómetro del CEMOP es que el 80% de quienes están afectados por un ERTE sostienen que la actuación del Gobierno es buena, a pesar de que es una medida tomada y ejecutada por el Gobierno Central. Se ratifica que a pesar de las complejas condiciones laborales de gran parte de la población, permanece el apoyo a la gestión que se está llevando a cabo en la región de Murcia.

Sin embargo, crece la valoración negativa de la oposición, especialmente la de Unidas Podemos cuya actuación política se califica en 2020 de muy mala por un 31%. En cuanto al PSOE, aumenta en 5 puntos el porcentaje que murcianos que piensa que su gestión es mala o muy mala.

En definitiva, la gestión del Gobierno ha hecho crecer el porcentaje de ciudadanos satisfechos, al tiempo que se ha producido un desgaste de la oposición. En realidad, la forma en que se ha abordado la emergencia sanitaria en la región no ha pasado factura al Gobierno regional.

El presidente López Miras se consolida como el líder mejor valorado de la región con un 5,53 por ciento seguido de Diego Conesa que obtiene un 4,61%.

El barómetro del CEMOP también concluye que el Estado autonómico actual sigue sin convencer a la mayoría de los murcianos.

El 40,4% prefiere un Estado con comunidades autónomas, pero en el que algunas competencias como educación y sanidad estuvieran centralizadas y el 21,7% prefiere un Estado con un único gobierno central sin autonomías. Solo el 21,7% de los murcianos dice que prefiere un Estado con Comunidades Autónomas como en la actualidad.

El barómetro de otoño también dice que el 66,5% de los murcianos se siente tan español como murciano. Solo el 3,2% se siente más murciano que español.

Otra conclusión que el sondeo pone de manifiesto es la tolerancia de la población a los inconvenientes que conllevan las medidas que limitan sus libertades cuando, de lo que se trata, es de preservar la salud.

Solo el 23% no está de acuerdo con la adopción de medidas restrictivas en la movilidad de la población tales como confinamientos selectivos y limitación de reuniones en espacios públicos y privados. Y contrariamente a lo que se podría pensar, no son los más jóvenes los más reticentes a estas restricciones sino la población madura de 45 a 64 años.

Un 80% de los encuestados considera que la coordinación del gobierno de España con los autonómicos hubiese contribuido al mejor control de la pandemia.

En el escenario regional, los murcianos no hacen una mala valoración del inicio del curso escolar. La ciudadanía, según el barómetro de otoño del CEMOP, se muestra moderadamente crítica con cómo se ha llegado la incorporación de los niños a los centros escolares y aparece dividida entre el 39,8% de la califica de “bien o muy bien”, frente al 31,4% que la considera “mal o muy mal” y un 24% que la califica de “regular”.