Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Los cirujanos que han denunciado el fallecimiento de pacientes por no ser operados a tiempo aportan pruebas que desmontan el expediente disciplinario abierto contra ellos por el SMS

“Podría haber dicho que no, pero entonces habría sido el siguiente"

Los cirujanos Víctor Glenn Ray y José María Parra que han denunciado ante la Fiscalía el fallecimiento de pacientes por no ser operados a tiempo de corazón, consideran que el expediente sancionador abierto contra ellos por el SMS por defender sus derechos contra las ilegalidades cometidas por el jefe del servicio de cirugía cardíaca, Sergio Cánovas, “se ha convertido en una causa general contra ellos con la que el SMS quiere dar un escarmiento y sembrar el terror entre los profesionales médicos para que nadie se atreva a denunciar lo que ve”.

Rosa Roda
  Murcia | 17/05/2019

En un comunicado de prensa remitido a la prensa ante las “lamentables” declaraciones del gerente del SMS, Asensio López, los doctores Ray y Parra explican que desde 2016 han sido sometidos a un acoso laboral sin causa ni fundamento por parte del doctor Cánovas que les apartó de los quirófanos mientras aumentaba la lista de espera y se suspendían intervenciones por falta de cirujanos.

Ante la pasividad del SMS, el doctor Parra se vio forzado a interponer en julio de 2017 una querella criminal contra los responsables del SMS, de la Arrixaca y el propio jefe del servicio que está en fase de instrucción en tribunales. Una querella por el acoso y el trato humillante sufrido que fue ampliada con las manifestaciones de otros cirujanos del servicio que han reconocido en privado que no tienen ningún problema con los cirujanos expedientados pero que han tenido que firmar la carta redactada por el jefe Sergio Cánovas por temor a ser también represaliados.

En la carta piden que los cirujanos Ray y Parra sean apartados de los quirófanos “por la seguridad de los pacientes”. “Podría haber dicho que no, pero entonces habría sido el siguiente” admite uno de los cirujanos firmantes. Otro de los cirujanos firmantes les dice “yo no tengo ningún problema con ninguno de los dos, al contrario. Ya les dije que a esto hay que ponerle fin porque es una situación incómoda para todos en el servicio y no creo que esto (en relación a la carta) sea la solución porque esto agrava aún más el conflicto. La solución no es echar más mierda”.

En opinión de los doctores Ray y Parra, “la desesperación del SMS y del jefe del servicio de cirugía cardíaca, Sergio Cánovas les ha llevado incluso a hacer que una veintena de enfermeras del servicio firmen un comunicado diciendo que ambos “son malos profesionales porque no atienden a los enfermos en planta”, aunque varias de las enfermeras firmantes reconocieron ante el instructor del expediente que no habían coincidido con los doctores en ninguna guardia y que firmaban “por solidaridad”.

Los doctores Ray y Parra lamentan que el SMS no haya querido investigar el nombramiento arbitrario e ilegal de Sergio Cánovas como jefe del servicio de cirugía cardíaca como ya denunció el Sindicato Médico en 2013 y que también haya optado por tapar y no investigar la actividad profesional privada del mismo jefe del servicio de cirugía cardíaca en la clínica La Vega de la que existen pruebas documentales. “Veíamos lo que no debíamos y es que las listas de espera en la Arrixaca eran un negocio en La Vega” y ahora intentan desprestigiarnos tras años de trabajo intachable en la Arrixaca.

Cuando se transita la ilegalidad el compañero de viaje es el autoritarismo” concluyen los cirujanos su comunicado de prensa donde resaltan que ninguna de las denuncias presentadas ante los tribunales de justicia ha sido archivada sino que siguen vivas.

La Fiscalía abrió diligencias e investiga el fallecimiento de 13 pacientes en lista de espera por no haber sido operados a tiempo de corazón tras la denuncia interpuesta por los cirujanos José María Parra y Víctor Glenn Ray "por negligente gestión de las listas de espera" y por "haber alterado el orden temporal de llamada de los pacientes de tal forma que pacientes menos graves han sido operados antes que otros más graves que finalmente han fallecido". El fiscal Díaz Manzanera se ha mostrado "muy interesado" dada la gravedad de los hechos denunciados y les ha solicitado documentación al respecto.

Desde el SMS insisten en que la denuncia de los doctores Ray y Parra "no es neutra" porque están expedientados y recuerdan que "fueron apartados por recomendación de la propia inspección médica". El SMS no ha aclarado por qué no ha investigado el nombramiento presuntamente irregular y arbitrario de Sergio Cánovas como jefe del servicio de cirugía cardíaca como denunció en 2013 el Sindicato Médico y su actividad privada en la clínica La Vega pese a que es incompatible