En Elche se han detectado tres casos y está en estudio un cuarto

La llegada a Elche de la variante sudafricana del covid-19 añade preocupación por su explosividad y coincidencia con la británica

Félix Gutiérrez, jefe de Medicina Interna en el Hospital General Universitario, advierte que ambas cepas están circulando por la Comunitat Valenciana

Mayte Vilaseca | David Alberola García

Elche | 15.02.2021 14:25

Aún quedan meses “complicados” de la pandemia y Elche es una de las zonas con mayor presencia de la variante británica del coronavirus a lo que ahora se añade la llegada de la cepa sudafricana lo que ha elevado la preocupación y alerta en el ámbito sanitario por la explosividad que muestran las dos en los contagios.

Así se ha expresado este lunes Félix Gutiérrez, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital General Universitario de Elche, que en una entrevista en ‘Más de uno Elche’ ha insistido en que la detección de la variante sudafricana del virus añade mucha más incertidumbre a la evolución de la pandemia porque es, como la británica, mucho más contagiosa y las vacunas que están autorizadas actualmente no la neutralizan.

El doctor Gutiérrez ha confirmado que se han detectado tres casos de la cepa sudafricana y que hay un cuarto en estudio. Ha incidido en que se han detectado en análisis al azar, sin que se tuviese la sospecha de que el paciente afectado podía haberla contraído, lo que lleva a los expertos a asegurar que esa variante está circulando en la Comunitat Valenciana y aumenta la preocupación.

El jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital General Universitario de Elche ha afirmado que por delante quedan meses difíciles y ha apelado a avanzar rápido en la vacunación de la población para poner los mimbres que puedan minimizar el impacto de nuevos repuntes de la pandemia.

En este sentido, ha advertido que en Elche, pese al descenso en el número de hospitalizados con coronavirus que se ha registrado en los últimos días, la cifra de pacientes con covid-19 en las áreas de salud de la ciudad es muy alta, tanto que está aún por encima del pico máximo de presión asistencial que se registró en la primera ola del mes de marzo del pasado año.