Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

OPINIÓN | BEATRIZ SERRANO

De la desescalada y otras acepciones

Beatriz Serrano, directora del Círculo Empresarial de Elche y Comarca (CEDELCO), recuerda que "sin actividad no hay empleo, sin empleo no hay consumo y sin consumo la crisis será aún mayor"

Beatriz Serrano
 |  Elche | 30/04/2020
Beatriz Serrano, directora de CEDELCO.

Beatriz Serrano, directora de CEDELCO. / Onda Cero Elche

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba este pasado martes la tan ansiada ‘desescalada’. Y entrecomillo esta palabra porque, según la RAE, ese término no existe. Sin embargo, todos hemos entendido o hemos querido entender su significado. Detrás de ella queremos ver esperanza, ilusión y ganas de volver a “la nueva normalidad”, otra expresión que ha venido para quedarse. Escríbanlo como quieran, pero lo que queremos leer y entender es cómo se va a reactivar la economía.

Las medidas propuestas no son demasiado concretas y las diferentes autonomías han comenzado a desarrollar sus propios planes. Cinco fases, porque la anterior también cuenta, que pretenden acercarnos, cada quince días, un poco más a la estabilidad. En la Comunitat Valenciana partimos con ventaja y si hablamos de Elche y de su comarca, aún más, a tenor de los datos oficiales de contagios. Así lo ha manifestado Puig y así lo ha reclamado también Carlos González, conscientes ambos de lo que supone este parón contra la economía.

‘Parón’, expresión que sí encontramos en el diccionario y a la que, en este caso, le hemos añadido una ‘escalada’. Se ha vivido por fases, como si de un experimento se tratase, al estilo ensayo-error-ensayo y otra vez error. Al menos, de esta situación, también hemos extraído algunas experiencias positivas.

La sociedad, en general, ha sido sumamente responsable ante esta crisis. El tejido empresarial, otra expresión metafórica para representar al motor de nuestra economía, ha vivido desde la incertidumbre esta situación con las medidas adoptadas por el Gobierno. La capacidad de adaptación que han sufrido muchas empresas será digna de estudio y reconocimiento en un futuro.

La actividad industrial se encuentra a medio gas y no necesita una ‘desescalada’, sino una ‘reactivación’ (acción o efecto para que un proceso sea o parezca más vivo) que permita recuperar los trabajos para producir, vender y volver a tener economía. ‘Morir’, entiéndase ‘cerrar’ o ‘cesar la actividad’, supondría la destrucción de muchos empleos. Pero tampoco podemos quedarnos sentados para esperar que nos rescaten; necesitamos alivio, sobre todo las pymes y los autónomos, pero, además, precisamos recuperar la seguridad necesaria como para salir con decisión a la calle. Y entonces, recuerden: producir, vender y consumir.

Tiempos estos en los que igual te quieres ilusionar con unas ayudas al mismo tiempo que te suspenden otras ya publicadas (léase ‘industrialización’). Donde lo mismo te anuncian que en verano habrá vida normal, pero al mismo tiempo cancelan las Fiestas de Agosto. Donde un empresario puede aperturar un hotel, pero sólo las habitaciones y para un ‘turismo interprovincial’. Puedes abrir restauración, aunque sólo un tercio del aforo. Donde te acoges a un ERTE pese a que el Gobierno no se apresura a pagarlos.

Más allá de esta reflexión descriptiva-semántica de la situación que viven las empresas y los trabajadores ilicitanos, quiero romper una lanza en favor de la fortaleza que se ha levantado en esta crisis. Voluntarios que han ayudado a los más necesitados; confección y ‘donación’ (transmisión gratuita de algo) de equipos de protección ante la escasez; de alimentos y menús para comedores sociales. Esto es un acto de responsabilidad, de generosidad y de voluntad. Combínenlo como quieran porque el orden no altera el resultado: ganas de salir lo mejor posible en este momento que nos ha plantado en las narices el transcurso de la historia.

Y con esas ganas trabajamos día a día en Cedelco, apoyando y defendiendo a todo el tejido empresarial, en especial a pymes y autónomos; elevando propuestas y acciones viables a los diferentes estamentos: al Ayuntamiento de Elche, mediante la Mesa de Diálogo Social; a la Diputación de Alicante, a la Generalitat Valenciana, al Gobierno de España y hasta a Bruselas, sede de la Comisión Europea, a través de CEV.

En esta lucha (volviendo a la RAE, “esfuerzo que se hace para resistir a una fuerza hostil, para subsistir o para alcanzar algún objetivo"), que no es ni una guerra ni una batalla, nosotros defendemos y apoyamos al empresario de Elche y de su Comarca porque sin actividad no hay empleo, sin empleo no hay consumo y sin consumo la crisis aún puede ser mayor.