Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

¡Quítame las toxinas!

¡Quítame las toxinas!

Después de tanto tiempo cuidándote he llegado a la conclusión de que, de nada sirve la mejor de las cosméticas ni la más revolucionaria medicina estética, si no te encuentras bien por dentro. Así que hoy, en el 30ytantos, hablamos de las toxinas. De cómo eliminar las que vamos acumulando a lo largo de los años con un potente masaje coreano y Fitoterapia.

Pepa Gea | madrid | 12/11/2012

Masaje en la espalda

Masaje en la espalda / antena3.com

Las toxinas son moléculas dañinas que se encuentran prácticamente en todos lados; en el aire que respiramos, en las cosas que tocamos, en lo que comemos, en los medicamentos… Y aunque nos cuidemos. Aunque comamos sano y hagamos ejercicio, nuestro cuerpo siempre termina acumulándolas porque la orina, las heces o el sudor no son capaces de eliminarlas todas. Con lo cual, poco a poco se van depositando hasta llega un momento en el que no sabes qué es lo que te pasa, pero te encuentras mal. Te ves mas viej@, mas cansad@, mas hinchad@… Que te falla la memoria y que tu estómago no está muy católico que digamos.

El cuerpo tiene un sofisticado sistema de detoxificacion gracias al hígado que metaboliza las toxinas para hacerlas menos dañinas y solubles en agua para que los riñones puedan eliminarlas por la orina o el sudor, por eso es tan importante hacer ejercicio. Pero no es suficiente. Así que vamos a echarle una mano al cuerpo, mejor dicho dos y muy expertas, para eliminar esas toxinas.

Consiste en una terapia coreana que se hace en muy pocos sitios ya que hay que saber hacerla y además hacerla bien. En Tacha forma parte de la larga lista de tratamientos que este templo de la belleza y la salud tiene bajo el nombre de Terapia Agridulce, porque como su nombre indica tiene una parte agria ya que es en  ciertos momentos molesta, pero es tan efectiva que a pesar de eso vale muchísimo la pena. Natalia de la Vega directora de Tacha, fue la que puso todo su empeño en que esa terapia se realizara en su centro de la misma manera que ella la había conocido en Seúl. Porque se trata de una terapia muy ambiciosa que por su complejidad necesita unas manos muy expertas como las de Jorge Rodríguez terapeuta formado en Corea donde perfeccionó sus manos trabajando horas y horas con los ojos vendados.

Este masaje terapéutico comienza trabajando la musculatura de la espalda para descubrir las disfunciones de nuestro cuerpo. Le sigue un drenaje profundo trabajando las vértebras, desbloqueando las articulaciones y eliminando contracturas. Con el cuerpo relajado, se empieza a trabajar a nivel energético para conseguir el objetivo: eliminar las toxinas que se han depositado en nuestro organismo con distintos instrumentos de origen asiático. Es molesto, pero tu decides hasta que punto. Y aunque en momentos sea incómodo, si te lo hacen bien, cuando notas que tu cuerpo es otro, ligero, equilibrado… te das cuenta de que ha merecido muchísimo la pena. Las sesiones dependen del grado de toxemiade tu cuerpo pero es un una a la semana durante un mes y después un mantenimiento mensual.

Cambiamos de lo manual a lo vegetal porque la otra ayuda externa que le damos al cuerpo para eliminar las toxinas es la fitoterapia. Dentro de los Complejos Detoxificadores, he encontrado Global Detox de Bioenergía Humana, una compañía española que desarrolla productos naturales Premium para cuerpo y mente. Se trata de un complemento alimenticio en forma de capsulas que lo que hacen es estimular todos los órganos de eliminación. La dosis y duración de la desintoxicación depende del estilo de vida de cada persona. Si fuma, bebe alcohol, si sufre episodios de estrés donde generamos toxinas endógenas producidas por nosotros mismos… depende de muchos factores, pero generalmente para personas sanas lo recomendable una limpieza interna dos veces al año. Tenemos qie cuidarnos por dentro y por fuera, porque una cosa es solo un espejismo.

Mil besos