El Ayuntamiento cede una parte del Parque del Coquín a la universidad de Alcalá.

El Campus Universitario de Guadalajara añade un parque municipal a sus nuevas instalaciones.

Se trata de una cesión gratuita, durante 75 años, de 15.090 metros cuadrados de zona verde y de suelo previsto para equipamientos educativos,

Félix García Pérez

Guadalajara | 16.11.2021 14:18

 El  Campus Universitario de Guadalajara añade un parque municipal a sus nuevas  instalaciones.
El Campus Universitario de Guadalajara añade un parque municipal a sus nuevas instalaciones. | onda cero

El alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, y el rector de la Universidad de Alcalá, José Vicente Saz, han firmado la cesión definitiva de parte del parque del Coquín para su incorporación al nuevo campus universitario en ‘Las Cristinas’.

Se trata de una cesión gratuita, durante 75 años, de 15.090 metros cuadrados de zona verde y de suelo previsto para equipamientos educativos, valorados en 1.207.139,64 euros, según el Reglamento de Valoraciones de la Ley del Suelo. Esta superficie se encuentra situada entre las calles Río y barranco del Coquín.

Durante la firma del convenio de cesión, el alcalde de la ciudad, Alberto Rojo, ha mostrado su entusiasmo por un nuevo campus universitario “que avanza y que viene a cambiarlo todo ayudando a que nuestra economía se diversifique, a crear nuevas oportunidades y a generar mucho talento”

Por su parte el rector ha confirmado que los trabajos del futuro campus "van muy avanzados pese a cierto retraso" y ha explicado que están a punto de comentar las obras de vallado del parque y del aparcamiento, para lo que no va a interrumpir la necrópolis hallada, y también ha señalado que se está trabajando en el edifico de las Cristinas y que las obras van incluso más rápido de lo previsto.

En referencia concreta a la cesión de una parte del parque de El Coquín, el rector ha dicho que era la "pequeña guinda" que le faltaba al campus para contar una amplia zona verde y de esparcimiento, un espacio que se proyecta revitalizar y sanear en la medida de lo posible los ejemplares de arbolado que estén en mal estado y sustituirlos por ejemplares autóctonos.