JUICIO CASO CURSACH

El Tribunal rechaza la declaración de Penalva y Subirán en el caso Cursach

En la sexta jornada del juicio la Sala ha admitido como prueba un vídeo de Tolo Sbert, director general del Grupo Cursach, declarando ante el Juez Manuel Penalva en 2017.

Europa Press

Illes Balears | 22.06.2022 13:24

El juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán a la salida del TSJIB.
El juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán a la salida del TSJIB. | Onda Cero Mallorca

El Tribunal del caso Cursach ha rechazado que el juez Manuel Penalva y el fiscal Miguel Ángel Subirán declaren en el juicio al entender que "no es necesaria su declaración", porque "con el examen de las actuaciones es más que suficiente".

Este miércoles se ha celebrado la sexta sesión del juicio del caso Cursach, que ha arrancado con la admisión por parte de la Sala de los testimonios de los acusados en la fase de instrucción aportados por Fiscalía. Con todo, ha señalado que, en caso de advertir que se han vulnerado derechos fundamentales, "se actuará en consecuencia".

Respecto a las declaraciones de Penalva y Subirán, la magistrada Samantha Romero ha sostenido que el Tribunal debe tomar "una posición de garantía", ya que "podrían causarles un grave perjuicio cuando están siendo investigados en otro procedimiento", por lo que "no será necesaria su declaración".

DECLARACIONES DE SBERT ANTE PENALVA

Entre las pruebas admitidas este miércoles se encuentra también la declaración del empresario y 'mano derecha' de Cursach, Bartolomé Sbert, ante el entonces juez del caso, Manuel Penalva. El vídeo se remonta a noviembre de 2017.

"Me encuentro indefenso, algunos testigos están mintiendo y los investigadores todavía les creen ciegamente", manifiesta Sbert. "Estoy en tratamiento psiquiátrico, tengo mucho miedo señoría", continúa en la grabación, en la que afirma que "el apellido Sbert está muerto en la isla" porque "lo han matado".

Durante la proyección del vídeo, Sbert ha abandonado brevemente la Sala.

17 ACUSADOS SIGUEN EN EL BANQUILLO

Un total de 17 acusados están sentados en el banquillo después de que el primer día, el Tribunal absolviera a seis de los 24 inicialmente encausados --uno de ellos, el agente Miguel Estarellas, ha fallecido--.

De este modo, después de que tanto Fiscalía como acusación particular retiraran sus cargos y la defensa pidiese su absolución, el ex director de la discoteca Tito's Jaime Lladó, el trabajador de Tito's Arturo Segade, el ex policía Antoni Bergas, la ex directora general de Turismo Pilar Carbonell, el funcionario de la Conselleria de Turismo Bernardí Seguí y el funcionario del Ayuntamiento de Palma Julián Garau pudieron abandonar la Sala.

En los primeros cinco días de juicio, los abogados han basado sus peticiones principalmente en la absolución de sus representados, la nulidad de la instrucción judicial y la suspensión de la apertura de juicio oral. Incluso algunos han señalado el miedo o el terror soportado por algunos de los justiciables en los primeros años de la investigación.

Con un escrito del Ministerio Fiscal en el que se rebaja las peticiones de penas para algunos de los acusados como, por ejemplo, el empresario de ocio nocturno Bartolomé Cursach y su 'mano derecha', Bartolomé Sbert, quienes se enfrentan a una pena de prisión de un año y medio de cárcel y tres años y medio, respectivamente, el primero en exponer sus peticiones fue el abogado de Cursach, Enrique Molina, quien solicitó, durante la segunda jornada del juicio, la absolución de su representado por las irregularidades en la instrucción.

En su exposición, el letrado abundó en cuatro cuestiones del caso. De este modo, señaló "las anomalías" en la fase de instrucción del caso llevada a cabo por el juez Manuel Penalva y, posteriormente, el magistrado Miguel Florit.