SALUD PÚBLICA

Dar de comer a palomas o patos provoca la proliferación de plagas

El Ayuntamiento de Zaragoza ha lanzado una campaña para acabar con el mal hábito de ciudadanos que echan comida a animales cuya población acaba convirtiéndose en un problema de salud pública. También asocia la proliferación de plagas a la basura que acaba fuera del contenedor. Bajo el lema 'Sus sobras alimentan a las plagas", el consistorio pretende concienciar de la necesidad de no alimentar a estos animales.

José Antonio Alaya

Zaragoza | 19.04.2021 14:39

Echar comida a las palomas o los patos ayuda a que se reproduzcan con mayor facilidad hasta convertirse en una plaga. Además, los restos de esa comida arrojada en la calle impulsa otras plagas añadidas, como ratas o cucarachas. La Ordenanza municipal sobre la Protección, la Tenencia responsable y la Venta de Animales prohíbe expresamente alimentar a animales ajenos en la vía pública.

El veterinario del Instituto Municipal de Salud Pública, Emilio Martínez, señala que en el caso de las palomas, la sobrealimentación producida con estos malos hábitos, está haciendo que en lugar de hacer dos puestas de huevos al año, lleguen a realizar hasta cuatro. Y es que, sólo en los tres primeros meses del año se han recibido ya más de 90 solicitudes de captura, mientras que en todo el 2021 se alcanzaron las 153.

En cuanto a las capturas, el veterinario ha querido precisar que los sistemas de captura son totalmente éticos, tanto el de red automática como la jaula de captura, aunque insiste en que el mejor de los métodos para controlar la población de palomas es no darles de comer, en cuyo caso las poblaciones autorregulan su población. Y advierte que el uso de piensos esterilizantes no es recomendable, ya que no actúan únicamente sobre la paloma, además de desconocerse su efecto al no estar suficientemente estudiado.