Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 33 | REAL MADRID 1-0 GETAFE

El Real Madrid sufre para amarrar LaLiga

El Real Madrid logra una importantísima victoria que le acerca el título liguero. Los de Zidane sufrieron para lograr tres puntos tras un gran partido del Getafe, que supo en todo momento cómo parar a los blancos. Posiblemente, el partido más complicado desde la vuelta del parón. Sólo de penalti pudieron marcar el único gol del partido para meter cuatro puntos de ventajas al Barcelona. Sergio Ramos volvió a marcar, y ya van 17 penaltis consecutivos.

Javier Espelosín
 |  Madrid | 02/07/2020

El Real Madrid volvía a Valdebebas, y por primera vez desde la pandemia lo hacía como líder pese a que el Barcelona ya había jugado su partido, y el objetivo claro, aumentar la distancia con su perseguidor y poner el campeonato de liga de cara. El Getafe, por su parte, encaraba el partido con un sueño que cada vez se va desvaneciendo, la Champions, pero todavía era posible.

El partido comenzó como se esperaba, con mucha intensidad de los visitantes, el sello de identidad que le ha hecho estar donde está. Iba a presentar un partido muy físico, y muy duro. Solo hicieron falta nueve segundo para que Timor viera la primera tarjeta del partido por un pisotón a Isco. Una tarjeta clara que no se podía perdonar pese a producirse tan pronto. La telaraña e intensidad de los de Borbalás complicó a los blancos desde el principio, que no encontraban solución, y las primeras dos llegadas fueron del equipo azulón. Molina hizo trabajar a Courtois en la primera con un cabezazo que el belga desvió a córner.

A medida que iban pasando los minutos, lo único destacable del Real Madrid era la solidez defensiva. El planteamiento de Borbalás estaba funcionando a la perfección. Ya no era que los de Zidane no encontraran la manera de meterle mano al Getafe, directamente no estaba fuera del partido y esperaba a que na genialidad cambiara el rumbo del partido. Y la genialidad llegó por la banda izquierda, en la única jugada de los pimeros 25 minutos en la que el Getafe dejó espacios, Mendy se coló por la banda, y su centro raso lo remató Vinicius con más fe que precisión,. El balón iba para dentro pero Soria sacó la manopla para evitar el tanto.

Pero no tuvo el efecto esperado. El Getafe sabía perfectamente lo que tenía que hacer y continuó haciéndolo. Solo una nueva contra propició la segunda oportunidad para los blancos. Tras varios pases, la jugada llegó a Ramos en la banda derecha y su centro lo controló y ramató Isco, pero de nuevo se encontró con el portero visitante, que desvió a córner. Fue todo lo que dio de sí una primera parte en la que el Getafe acertó con su planteamineto, pero en el que apenas generó peligro al rival. Eso sí, le asfixió, le frenó y le anuló. Zidane debía buscar soluciones en el descanso.

La segunda parte no empezó a animarse hasta los 15 minutos. Antes de eso, nada de nada. Modric, estuvo a punto de sorprender desde fuera del área con un disparo que desvió la defensa y se fue lamiendo el palo. El córner acabó en una contra del Getafe. Dos fallos de Mendy estuvieron cerca de costarle caro a los de Zidane. El Real Madrid no estaba bien, pero el partido del senegalés estaba siendo malo. Desconfiado en el control, en el pase, incluso a la hora de despejar el balón. Las llegadas del Getafe estaban llegando tras fallos del lateral.

Zidane buscó soluciones con un triple cambio. Asensio, Rodrygo y Valverde debían darle más intensidad y más empuje al equipo. Algo que le hacía falta al equipo para poder derribar la muralla azul que tan buen resultado le estaba dando a Bordalás. Y parecía que iban a encontrarlo. El Real Madrid pisó el acelerador y empezó a merodear el área del Getafe con peligro, el que llevaba el brasileño por la banda derecha. No llegaban ocasiones claras, pero se veía que los de Zidane no querían perder la oportunidad que tenían de dar un golpe a la Liga. Pero eso dejaba espacios atrás. El partido se estaba rompiendo, eso le interesaba a los blancos, pero también podía perjudicarle.

Penalti a Carvajal y gol de Sergio Ramos

A los 77 minutos el Madrid consiguió hilar la jugada que le puede dar media liga. Jugada por la banda derecha, y en medio del caos, Benzema a un toque le deja el carril derecho a Carvajal para llegue hasta el área, recorta ante Olivera y este le deja la pierna. Penalti sin discusión. Sergio Ramon cogió la pelota, momento tenso, pero no se asustó, y de nuevo mostró la seguridad que hay que tener para lanzar el penalti. Gol y cerrar una victoria que le podía dejar la liga encarrilada. El portero esperó el disparo a lo panenka, (lo reconoce tras el partido), y el capitán golpeó raso, a la derecha.

El gol liberó al Madrid. El Getafe rompió la muralla para buscar el empate, pero los de Zidane controlaron el partido. El Getafe se quedó sin un premio que quizá merecía, su planteamiento fue perfecto. Le sobraron diez minutos.

El Real Madrid se lleva una victoria clave para el título de Liga. Le costó mucho sellar el triunfo, pero supo sufrir. Estuvo firme, consciente de que el partido se podía decidir por un detalle y no podían permitirse fallar atrás, y no lo hizo. Ramos volvió a ser determinante. El capitán está llevando al equipo a por una nueva liga.