Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

puedo opinar y opino

Fernando Ónega: "Cuando estaba prohibido todo, todo era mucho más fácil"

Sencillo no es. Si me pides que diga de memoria qué se puede y que no se puede hacer, confieso mi incapacidad. Tendría que meterme en Internet y quizá confundirme un poco más.

Fernando Ónega
 |  Madrid | 11/05/2020

Alsina, habla de laberinto y hay periódicos que hablan de maraña regulatoria, algo de laberinto y de maraña debe haber. Pero esto tampoco es un tratado de trigonometría y espero que cada sector conozca sus obligaciones y cada ciudadano sepa cuáles son sus limitaciones y derechos.

Cuando estaba prohibido todo, todo era mucho más fácil. Ahora hay tanta casuística mezclada con horarios y normas básicas de comportamiento, que quienes estén en la fase 1 tendrán salir de casa con una chuleta que diga qué pueden y no pueden hacer.

Supongo que a los policías les darán un metro, además de una porra, para medir la distancia entre las mesas de las terrazas e ignoro si los curas sabrán cuál es el aforo de las iglesias para poner el cartel de completo cuando lleguen a un tercio.

Y no estaría mal que el gobierno, ya metido en gastos, se gastase un dinerillo en publicidad de lo permitido y no permitido en cada comarca o comunidad. Lo importante a partir de ahora es que a los hosteleros les salgan las cuentas, que los tenderos no tengan que gastar en limpieza y desinfección más de lo que venden y que no se hagan trampas en el solitario. Y si las hacen, recuerden lo que un ministro aconsejaba a los gobernadores civiles: si no pueden ser castos, sean por lo menos cautos.

Seguro que te interesa...

Coronavirus en España y en el mundo, en directo: últimas noticias y datos actualizados