OPINIÓN

Monólogo de Alsina: "Leyes al quirófano"

Carlos Alsina reflexiona en su monólogo sobre las reformas del Código Penal que planea llevar a cabo el Gobierno, eliminando delitos que incomodan al frente amplio que gobierna el país, como es el delito de sedición.

Carlos Alsina

Madrid | 09.12.2022 08:40

Último ojo de este puente colosal que nos mete ya de cabeza en las fiestas navideñas de este año.

Entra en quirófano el Código Penal

Terminando esta semana de fiesta por la Constitución, elevemos un responso por el Código Penal, que entra hoy en quirófano para ser sometido a una amputación múltiple a cargo del doctor Sánchez. Asistido por el utillero Rufián y con los veintidós ministros del Gobierno, jueces-ministros incluidos, en el papel de anestesistas de la sociedad española.

La intervención consistirá en la extirpación de todo aquel elemento del Código que incomode al frente amplio que gobierna el país, lo mismo al PSOE, que a Podemos, que a Esquerra Republicana, que a Bildu o al PNV.

Lo primero que arrancará el doctor Sánchez, con las tenazas de mutilar, será el molestísimo delito de sedición, una reliquia que ha sido venerada por los jueces fascistas, retrógrados y represores, que integran esa otra antigualla, molestísima, que es la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ¡de España!

La extirpación de todo aquel elemento del Código que incomode al frente amplio que gobierna el país

Esta primera mutilación la ejecutará el presidente con la desenvoltura que le caracteriza: tajo por aquí, tajo por allá, y un peso menos para los puigdemones por el mundo que aún no han sido juzgados por el tribunal represor y que el doctor ansía que sean juzgados, y condenados, cuanto antes para poder indultarlos. Con la gracia que le adorna.

Alabado sea el presidente que por fin nos ha hecho europeos

El equipo médico que integran Yolanda Díaz, Belarra, Rufián, Margarita Robles, Pilar Llop, Grande Marlaska, romperá en aplausos al cirujano, como aquella vez que regresó triunfante de la guerra de Flandes, en cuanto muestre el delito extirpado como muestra el matador las orejas del toro derrotado: éste es nuestro trofeo, camaradas, la sedición ha muerto, gritará el doctor Sánchez. Y el séquito responderá: alabado sea el presidente que por fin nos ha hecho europeos.

La intervención continuará con la extirpación parcial de otro delito que causa enormes molestias y que, a diferencia de la sedición, no es un fósil de la éra cuaternaria sino una criatura bastante reciente. De 2015, en concreto. En este caso el diagnóstico del doctor Sánchez establece que debe ser mutilado no por su antigüedad sino por su ADN, que es de derechas.

Esto de castigar duramente al cargo público que incurra en corrupción, saque dinero para él o algún otro provecho, fue cosa de Rajoy y su denostada mayoría absoluta.

El político que mete mano en la caja para financiar un complot contra la Constitución debe ser tratado como lo que es, uno de los nuestros

Qué más razones hacen falta para deshacerlo y volver a poner las cosas en su sitio: el político que mete mano en la caja que no es suya para financiar un complot contra la Constitución debe ser tratado como lo que es, uno de los nuestros.

Agarrará otra vez las tenazas el cirujano, arrancará esta definición tan nociva de la manida malversación, y exhibirá de nuevo el trofeo ante los suyos: camaradas, la corrupción lo es menos. El séquito responderá: alabado sea el presidente que nos hace, de verdad, de izquierdas.

Alabado sea el presidente que europeiza a los vocales carcas del CGPJ

¿Qué más tenemos, asistente Bolaños?, preguntará el doctor Sánchez, embriagado y ya metido en faena. Lo del Constitucional, responderá el asistente. Ah, el Constitucional. La joya de la corona. Pues venga, ya que estamos, rematemos.

Pásame la puntilla del descabello y el hilo de suturar que le hacemos un remiendo al remiendo que le hicimos al remiendo y… ya está, nos queda una ley del Tribunal Constitucional que va a ser la envidia de la Unión Europea. Nombramos ya a nuestros dos magistrados y al Consejo del Poder Judicial que le den tila.

Camaradas, queda inaugurado un nuevo tiempo. Y responderá el séquito: alabado sea el presidente que europeiza a los vocales carcas del C-G-P-J.

Esto ya no es ingeniería penal, es directamente choteo

El Congreso de los Diputados recibe hoy las enmiendas de los grupos a la propuesta que registró Patxi López para acabar con la sedición. Es decir, que una vez que el Gobierno abrió la puerta a quitar y cambiar delitos, cada grupo propone lo que le parece oportuno.

Hay grupos muy relevantes, como el de Esquerra, que ejecuta una coreografía diseñada y ensayada en la Moncloa. Hay grupos que hacen los coros -Podemos aún no ha dicho si apoyará el abaratamiento penal de la corrupción-. Y hay grupos que aprovechan para meter cuchara aunque sus propuestas no vayan a prosperar.

La de los puigdemones de Junts es la más creativa. Estos quieren que la malversación deje de ser delito cuando el político malversa para cumplir una promesa electoral. Yo soy un partido político, me presento a la campaña prometiendo hacer algo que es ilegal, mucha gente me vota y entonces uso el dinero de todos los ciudadanos para delinquir.

Oiga, se me tiene que disculpar. Esto ya no es ingeniería penal, es directamente choteo.

Lo que habría que penalizar es prometer a los votantes cosas que son delictivas, como hicieron ERC y Convergencia

Claro que igual lo que habría que penalizar es prometer a los votantes cosas que son delictivas. Esto, en rigor, es lo que hicieron ERC y Convergencia en la campaña de 2015.

Ustedes me votan y yo prometo desobedecer todas las sentencias judiciales

Ustedes nos dan la mayoría y nosotros organizamos un referéndum ilícito y una sedición como dios manda. Como les hemos prometido un referéndum ilícito, qué menos que dejarnos que lo organicemos sin castigarnos por ello.

Y como del referéndum saldrá la voluntad popular de sublevarnos contra la Constitución y el resto de España, qué menos que dejar que nos sublevemos, y paguemos la sublevación con recursos públicos, sin que la Fiscalía ande querellándose contra nosotros. Ustedes me votan y yo prometo desobedecer todas las sentencias judiciales. Oiga, que eso es ilegal. Ya, pero como lo he prometido... Si me votan, prometo atracar a las ancianas. ¡Pero qué dice! Ah, como estaba en mi programa electoral…

Dices: qué disparate. Es impensable que el Gobierno esté dispuesto a semejante reforma. Ya. También era impensable que indultara, que eliminara la sedición y que abaratara la corrupción. Todo es impensable hasta que deja de serlo por orden del doctor Sánchez.