Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

EN BUENAS MANOS

Diabetes, una epidemia

El futuro del tratamiento de la diabetes se dirige hacia un abordaje personalizado. La epigenética jugará un papel clave en el futuro inmediato, ya que el estudio de los cambios epigenéticos, tanto en las personas pertenecientes a grupos de riesgo de diabetes como en los pacientes diabéticos, ayudará a identificar más genes candidatos, que son regulados por estos factores, y que podrían dar paso a nuevas terapias personalizadas.

Dr.Bartolomé Beltrán | Madrid | 08/01/2018

La diabetes es una de las grandes epidemias del siglo XXI. Para abordar los aspectos más relevantes de la enfermedad, Farmaindustria ha lanzado “El valor del medicamento en diabetes”, un documento que recoge la evolución de la enfermedad, así como las nuevas terapias fruto de la investigación biomédica y farmacéutica.

Hasta los años noventa los únicos tratamientos disponibles para los pacientes con diabetes tipo 1 eran la insulina rápida y algunas insulinas de mayor duración de acción, gracias a la adición de zinc o protamina. Algo parecido pasaba con la diabetes tipo 2, para la que prácticamente solo se disponía de las sulfonilureas y de la metformina. A partir del año 2000, la aparición de nuevos tipos de insulinas junto con la mejora de los sistemas de administración y el desarrollo de numerosos fármacos hipoglucemiantes no insulínicos permitió prescribir el tratamiento más adecuado para cada paciente.

El futuro del tratamiento de la diabetes se dirige hacia un abordaje personalizado. La epigenética jugará un papel clave en el futuro inmediato, ya que el estudio de los cambios epigenéticos, tanto en las personas pertenecientes a grupos de riesgo de diabetes como en los pacientes diabéticos, ayudará a identificar más genes candidatos, que son regulados por estos factores, y que podrían dar paso a nuevas terapias personalizadas.

No hay que olvidar que la diabetes es una enfermedad crónica cuyo manejo conlleva cambios en el estilo de vida. Por eso se debe recibir educación terapéutica que incluya formación en nutrición y fomento del ejercicio físico.