Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

POR UNANIMIDAD

El jurado popular declara a Rosario Porto y a Alfonso Basterra culpables de la muerte de Asunta

El jurado popular ha declarado a Rosario Porto y a Alfonso Basterra culpables del asesinato de su hija Asunta, fallecida el 21 de septiembre de 2013 y cuyo cuerpo fue localizado en una pista forestal de Teo (A Coruña) durante la madrugada siguiente.

EFE | Madrid | Actualizado el 18/07/2018 a las 19:56 horas

El jurado del caso Asunta ya tiene su veredicto

El jurado del caso Asunta ya tiene su veredicto / EFE

El jurado popular ha declarado, por unanimidad, a los padres de Asunta, la abogada Rosario Porto y el periodista Alfonso Basterra, culpables del asesinato de su hija, a la que adoptaron cuando era un bebé. Este ha sido el veredicto sobre la muerte violenta de esta niña de apenas 12 años, cuyo cadáver fue hallado en una pista forestal de Teo (A Coruña) el 22 de septiembre de 2013. Los cinco hombres y cuatro mujeres que integran este órgano, y que empezaron a deliberar el pasado lunes, han coincidido en que la víctima no tuvo posibilidad alguna de defenderse, tal y como se ha expuesto esta mañana en la lectura de la resolución emitida en los juzgados compostelanos.

También han concordado todos ellos en que no han encontrado "hechos no probados" y en mostrarse, asimismo, no favorables al indulto ni a la suspensión de la pena. Alfonso Basterra y Rosario Porto eran los únicos acusados del asesinato de su única hija, Asunta. Ambos, en la vista oral, se declararon inocentes y repitieron, una y otra vez, que la pequeña era lo que más querían en el mundo.

Los dos declinaron, en la última sesión del juicio, hace justo una semana, hablar en el alegato final y, en el caso de Alfonso Basterra, rechazó tal opción con un tajante "nada que decir". Los abogados de la defensa, José Luis Gutiérrez Aranguren y Belén Hospido, habían pedido para sus clientes la libre absolución, al considerar que no había pruebas de cargo y también que la instrucción hecha se enfocó a culparlos directamente ya desde el inicio mismo de las indagaciones.