Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

CARAVANA ELECTORAL | PP

El último chute

En las últimas horas, Rajoy agradece el lleno total de los mítines, le dan un chute de ilusión.

Eva Llamazares | Madrid | Actualizado el 19/07/2018 a las 17:22 horas

Mariano Rajoy en Oviedo

Mariano Rajoy en Oviedo / EFE

Otro chute es la inyección de mensajes en positivo que ha elegido el candidato del PP para agotar la campaña. Estamos embargaos, pero no se preocupe. Rajoy le responde a un espontáneo que vamos a salir.

En las últimas horas también se afinan las metáforas y las alegorías. En el discurso del candidato hay momentos de fábula. Esta economía no puede seguir con la política del avestruz, que esconde la cabeza esperando a que se marche el león.

Por mucho que hable de fieras, el candidato no enfurece el tono y, ante la aproximación de España a la zona de rescate, mantiene intacta su línea argumental. Hay que cambiar a los equipos y poner a los mejores.

No vale hablar en broma de los que forman el Gobierno. Pero ni en broma ni en serio suelta Rajoy alguno de los nombres que ya tiene en la cabeza para su gabinete y sigue desenvolviéndose con ambigüedades, serán mejores que yo, por la cuenta que me tiene.

Anda la caravana del PP en danza por el sur, entre teloneros con mucha gracia y parece que toca la propaganda del chiste:

- Rubal-cara promete la alta velocidad para el año 50;

- Mariano yo sé que te presentas a presidente no a arzobispo de Fátima;

- Cuando Dios creó la luz, los socialistas ya debían dos recibos.

En Extremadura y Andalucía, uno cree que en vez de mítines está escuchando un monólogo.