CRISIS EN LA HOSTELERÍA

La hostelería, desesperada ante la falta de ayudas del Gobierno: "Igual tenemos que empezar a quemar algo, no prometemos nada"

La hostelería es uno de los sectores más golpeados por la crisis que ha dejado la pandemia del coronavirus. Se encuentran en una situación desesperante después de que 85.000 autónomos hayan tenido que cerrar sus negocios en lo que va de año. Además, piden al Gobierno que prioricen las ayudas que este les había prometido, y que todavía no han llegado, antes de plantearse la subida del salario mínimo interprofesional.

ondacero.es

Madrid | 15.12.2020 13:10

La patronal de la hostelería se ha mostrado contraria a la subida del salario mínimo interprofesional, que está negociando esta mañana el Gobierno con los agentes, sindicatos y empresarios, y solicita que lleguen lo antes posible las ayudas que el Ejecutivo prometió.

Mientras que en otros países europeos como Francia o Alemania han dado a la hostelería casi 60.000 millones de euros, en España el sector pide 8.000 millones y el aplazamiento de pagos que se están cobrando y que ha provocado que miles de autónomos, 85.000 ya este año, hayan tenido que cerrar sus establecimientos.

LAS AYUDAS NO LLEGAN

La patronal, que ha presentado hoy su anuario, todavía no se ha podido reunir con el Gobierno para establecer una negociación. La realidad es que siguen esperando el plan de ayudas que se les prometió y que todavía no han llegado.

El sector admite estar desesperado, tanto que José Luis Yzuel, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería de España, ha avisado que las protestas se podrían endurecer si es lo necesario para que les escuchen.

"No sabemos quemar ruedas ni contenedores, pero a lo mejor tenemos que hacer algún cursillo. Igual quemamos algo, no prometo que no pase porque la situación es absolutamente dramática", ha dicho en declaraciones para Onda Cero.

El portavoz ha señalado que, aunque considera que sus trabajadores cobran más del salario mínimo interprofesional, cree que no es el momento para subirlo sin antes negociarlo. Sin embargo, estima que es primordial ver qué va a pasar con la ampliación de los ertes, que termina el 31 de enero, ya que sus plantillas están en juego.