Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

La editorial ECC publica Spaceman, una aventura para nada cósmica

La basura y el hombre del espacio

Es curioso, pero ¿han caído en la cuenta de que estamos rodeados de mierda? Sí, vivimos en un planeta maravilloso y el ser humano es extraordinario, pero más allá de slogans publicitarios, hemos pisado la mierda y nos la hemos llevado a casa. Y allí, todos nos miramos de forma extraña pero nadie dice ni mu. Consumimos comida basura, TV basura, música comercial basura, por no mencionar el arte y las cantidades desorbitadas que se pagan por basuras, eso sí, muy conceptuales ellas. Del mismo modo que tenemos (el que lo tenga) un trabajo basura, por el que obtenemos un salario basura, que religiosamente ingresamos en nuestro banco de mierda. Y encima ahora crean un banco malo, que no sé si será una basura, pero a mí, de primeras, ya me huele mal (momentazo). Qué se le va a hacer, vivimos en un mastodóntico estercolero en donde nos marginan si no compramos y nos señalan por derrochar… ¿En qué quedamos, señores? Y resulta que aquellos personajes, instituciones y demás entes, en los que descansa nuestra sociedad, día a día, descubrimos que sólo son una desilusionante montaña de mierda… Y sin embargo, todavía algún iluminado basa su triste existencia en abrirnos los ojos para que clasifiquemos la nuestra. Por el bien de las generaciones futuras, dicen… ¿Me entienden ahora?… En fin, hoy, y sintiendo el retraso, os presentamos la última creación del tándem Azzarello-Risso, Spaceman, una aventura de ciencia ficción con toques post-apocalípticos, secuestros, telerrealidad y basura, muchísima basura.

Mario Terol | Madrid | 05/04/2013

Portada de Spaceman, que publica la editorial ECC.

Portada de Spaceman, que publica la editorial ECC. / Héroes y Villanos

Después de ganar todos los premios imaginables con 100 balas y sumirnos en la más absoluta depresión post-serie tras diez años de intrigas y violencia pulp, Brian Azzarello (Broken city, Joker y Lex Luthor: man of steel ambas junto al impresionante Lee Bermejo, el western Loveless o Filthy Rich con el valenciano Víctor Santos) y Eduardo Risso (ilustrador argentino que ha trabajado a uno y otro lado del Atlántico, en historias como Caín, Fulú, Chicanos, Borderline, Batman, Transmetropolitan, y un largo etc.) se tomaron un respiro mutuo, para regresar en 2012 por la puerta grande.

En Spaceman nos presentan un futuro distópico en el que se supone que los polos se han derretido, inundando las zonas costeras y fragmentando la sociedad en dos: los que viven en la comodidad de la tierra firme y los que están rodeados de agua. Ricos y pobres. Ambos separados por un enorme muro que impide tanto el paso de las aguas como de los individuos. En este contexto, conocemos a Orson, nuestro protagonista, un humano de apariencia simiesca, que dedica su tiempo a recoger la chatarra entre las ruinas de la ciudad sumergida. Orson es un ‘spaceman’, uno de los 17 niños modificados genéticamente por los laboratorios de la NASA para soportar los rigores de la conquista de Marte. Cuando el programa espacial fracasó, los spaceman se convirtieron en una molestia y fueron abandonados. La vida de Orson pasa sin pena ni gloria, entre regateos con los compradores de su chatarra y sesiones de sexo virtual, hasta que se ve involucrado en el secuestro de Tara la mediática hija de una pareja de celebrities, protagonistas de El Arca, un reality show mundialmente conocido. En resumen, la historia de un tipo creado para realizar proezas pero que al final llevará una vida miserable y marginal. Eso tan humano que llamamos la inmediatez de la fama. Ensalzar a alguien para, al día siguiente, escupirle en la cara. Así, de un plumazo, Azzarello, critica la telebasura, las audiencias, el poder, la manipulación genética y, como decía, las bondades de la fama.

A pesar de los altibajos, que los hay, aunque disimulados de forma magistral por las ilustraciones de Risso, y a pesar de que el título nos sugiera una epopeya cósmica (nada más lejos de la realidad), podemos destacar y recomendar este cómic, no sólo por su arte, sino también por su originalidad, por la creación de un mundo demencialmente fascinante (aunque por desgracia sólo sirva de escenario), por la recreación de Marte y la estación espacial, por la sutil caracterización de los personajes, por esa jerga tan peculiar que emplean, por las espectaculares transiciones de una época a otra y por un final tan desconcertante como acertado. Por todo esto y más, creo que definitivamente los pros ganan a las contras.

Edición original: Spaceman

Publica: ECC Ediciones

Guión: Brian Azzarello

Dibujo: Eduardo Risso

Formato: Cartoné, 224 págs. Color.

Precio: 20€