Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Seralia despide a tres trabajadoras un día después de asumir la limpieza del concello

Seralia asumió el 1 de mayo la concesión de la limpieza de edificios municipales del Concello de Ourense y el 2 de mayo entregó en mano una carta de despido a tres trabajadoras del servicio, amparándose en que estas limpiadoras, que llevaban años en la anterior concesionaria pero a las que conocían de apenas un día antes, "habían mostrado una disminución voluntaria y continuada de su rendimiento"

Faro de Vigo | Ourense | 06/05/2014

servicio limpieza

servicio limpieza / Faro de Vigo

Seralia asumió el 1 de mayo la concesión de la limpieza de edificios municipales del Concello de Ourense y el 2 de mayo entregó en mano una carta de despido a tres trabajadoras del servicio, amparándose en que estas limpiadoras, que llevaban años en la anterior concesionaria pero a las que conocían de apenas un día antes, "habían mostrado una disminución voluntaria y continuada de su rendimiento" .

Los despidos salieron ayer a la luz a través de una denuncia hecha pública por el BNG, y en cuestión de horas, la situación daba un vuelco y tras abroncar públicamente el regidor a la concesionaria por incumplir su compromiso incluido en el pliego del contrato, de mantener los puestos de trabajo que había dejado la anterior concesionaria, el encargado de Seralia llamó personalmente a las trabajadoras para decirle que la carta de despido que les habían entregado el día 2 de mayor "era un error".

"Nos dieron la carta en mano"

El servicio de limpieza de edificios municipales tiene 42 trabajadores "y un representante de la empresa nos llamó el día 2 y nos entregó en una oficina del concello una carta alegando que según el artículo tipificado 54.2 del Estatuto de los Trabajadores, estábamos despedidos por disminución "voluntaria continuada del rendimiento exigido pero no firmamos nada", explica una de los tres afectadas.

Pese a todo volvieron al día siguiente a trabajar "aunque en el sindicato nos dijeron que eso era un despido formal que ya no teníamos nada que hacer". Ante su sorpresa ayer a las 5 de la tarde, el encargado de la firma les llamaba para decirles que "todo había sido un error y nos habían entregado una carta tipo de despidos a las tres, pero su intención no era esa", afirman.