Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

La militar alega que su inutilidad física debería declararse como acaecida en acto de servicio

Defensa readmite a la soldado de Elche expulsada del Ejército en pleno proceso judicial por denunciar a un superior por acoso sexual

Al menos hasta que resuelva el recurso de reposición presentado contra la resolución en la que se justifica su expulsión en una “insuficiencia de condiciones psicológicas, ajenas a acto de servicio”

Onda Cero Elche / David Alberola | Elche
| 09/02/2019
Sede del Ministerio de Defensa en Madrid

Sede del Ministerio de Defensa en Madrid / Ministerio de Defensa

La militar ilicitana del Ejército del Aire a la que con fecha 17 de diciembre del pasado año se le comunicó su expulsión de las Fuerzas Armadas sin que se haya cerrado el proceso judicial incoado a raíz de una denuncia de ella contra un mando superior por presunto acoso sexual, ha sido finalmente readmitida, al menos de forma temporal hasta que se resuelva el recurso que su abogado ha presentado contra la resolución que decretaba su insuficiencia para continuar en las Fuerzas Armadas por “insuficiencia de condiciones psicológicas, ajenas a acto de servicio”.

Así lo ha hecho público el Ministerio de Defensa a través de un comunicado en el que se explica que “la decisión se adopta para no causar perjuicios de difícil reparación a la interesada, dado que supondría su baja en la Fuerzas Armadas por resolución de compromisos”.

Además, el Ministerio de Defensa ha acordado pedir el dictamen de la Junta Médico Pericial Superior “a fin de que se pronuncie sobre el origen de su patología, así como el grado global de limitación que le corresponde”, en el caso de que, en su día, quede sin efecto la resolución dictada.

En su recurso, la soldado ilicitana mostraba su “disconformidad con la resolución recurrida al considerar que debería declararse su inutilidad física como acaecida en acto de servicio” ya que, según considera, la misma “deviene de la situación de acoso que ha sufrido en su Unidad”, situación que motivó que interpusiera la denuncia contra su mando superior que dio origen al sumario que está aún pendiente en vía oral.

La soldado de Elche, que en el momento de ser expulsada del Ejército del Aire tenía contrato en vigor con el mismo, se encuentra de baja psicológica desde 2016. Denunció haber sufrido acoso sexual de manera reiterada y llegó a grabar a su superior masturbándose en su presencia.