Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

12 Septiembre 2014

La Junta Directiva de Asaja intentará forzar este viernes la dimisión de Lino Rodríguez

La reunión se produce con casi un año de retraso y después de haberse registrado una nueva ampliación de la denuncia contra el presidente de la OPA por el desvío de fondos de cursos de formación.

Marina Muñoz De Juana | Valladolid | Actualizado el 19/07/2018 a las 00:25 horas

El presidente provincial de Asaja, Lino Rodríguez, a su llegada a la Junta Directiva de Asaja de Castilla y León

El presidente provincial de Asaja, Lino Rodríguez, a su llegada a la Junta Directiva de Asaja de Castilla y León / ICAL

La trama de ASAJA Valladolid se complica aún más. Este viernes a mediodía, con casi un año de retraso, hay Junta Directiva en la sede de Plaza de Madrid, y en ella se va a intentar forzar la dimisión de Lino Rodríguez. Todo esto, un día después de que se produjese una nueva ampliación de la denuncia contra el presidente de Asaja Valladolid por el desvío de fondos de cursos de formación. Según les adelantaba Onda Cero, en la mañana del jueves se registraba en los juzgados más documentación relacionada con la supuesta red  empresarial dirigida por Rodríguez. La trama arrancaba con la creación de nuevas empresas para solicitar fondos de cursos de formación al ministerio, después, parte ese dinero se desviaba a las cuentas bancarias de una sociedad, Remolacheros Vallisoletanos, desde las que el todavía presidente del sindicato agrario disponía del dinero a su antojo con las tarjetas de crédito. Según ha denunciado el ex tesorero de ASAJA, Alberto Cano, entre los pagos realizados con el dinero de los cursos está la parcela y los muebles de una de las viviendas de Rodríguez.

Parte de los fondos de esos cursos, 720.000 euros, se invirtió en acciones de Ebro Puleva, que después Lino Rodríguez habría ido vendiendo para obtener dinero en metálico.  Denuncia que también incluye la falsificación de los documentos con los que se justificaba la realización de unos cursos que nunca llegaron a los agricultores y ganaderos. Se trata, afirma Alberto Cano, de personas del entorno del presidente de ASAJA que rellenaban esas falsificaciones con una base de datos en la que se incluyen cerca de 90.000 productores agrarios de la comunidad.