Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Onyewu evitó la derrota en el último suspiro

1 - 1: Un Málaga sin intensidad encarrila la eliminatoria de Copa del Rey

El norteamericano Onyewu logró en el último segundo el gol del empate en Éibar. El Málaga mostró poca intensidad en el barrizal de Ipurúa y dejó la eliminatoria encarrilada para el choque de vuelta del día 8 de enero en La Rosaleda.

ondacero.es | Málaga
| 19/12/2012

El Éibar cumplió el guión previsto ante su inferioridad técnica y de dos categorías con respecto al Málaga. Sus jugadores encontraron en el barro y en las reducidas dimensiones de su terreno de juego, unos buenos aliados para contrarrestar la mayor calidad de los malaguistas a base de empuje y fe en la victoria para repetir la gesta que realizaron en la anterior eliminatoria donde eliminaron al Athletic de Bilbao.

Durante la primera mitad no hubo ocasiones dignas de mención en ninguna de las dos áreas aunque, ciertamente, el Éibar empujaba con poco acierto hacia los dominios de Kameni. Varios disparos que no encontraron su destino entre los tres palos fue los más relevante en las botas del local Capa.

En la reanudación, y con un terreno de juego cada vez en peor estado, Añibarro desató la locura en las gradas al rematar una falta colgada por Bingen y que la defensa del Málaga no acertó a despejar. A raíz de este momento, minuto 74, el Málaga dio un pequeño paso al frente y a base de acciones a balón parado generó sus dos únicas ocasiones de peligro. En la primera, el portero Altamira ya dio visos de lo que estaba por suceder en el trance final del partido. En una salida para despejar un saque de esquina, dejó el balón en la frontal del área que remató Sergio Sánchez con una vaselina al travesaño. Cuando el resultado parecía inamovible, el hasta entonces poco afortunado Onyewu logró rematar de cabeza desde el mismo borde del área de castigo una falta lanzada desde lejos por Buonanotte que, de forma inesperada, encontró la colaboración del arquero vasco con una salida a destiempo, dejando el arco desprotegido para que el balón entrase mansamente en sus redes.

El Málaga logró empatar en un mal partido dejando todo por resolver aunque bien encaminado para la cita del 8 de enero en La Rosaleda a partir de las 19:30 horas.