Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

El Málaga encadena cinco partidos sin ganar

Fabrice: "Es importante darle una alegría a la afición"

Tras frenar la caída con el empate obtenido en el estadio de Cornellá-El Prat ante el Espanyol, el Málaga afronta el choque contra el Real Betis del domingo (21:00 h., estadio La Rosaleda) con el deseo de volver a saborear la victoria después de cinco jornadas sin conseguirlo.

ondacero.es | Málaga
| 31/10/2013

Tras las sensaciones vividas contra el Espanyol, los jugadores que dirige Bernd Schuster se sienten capacitados para volver a lograr el triunfo sobre el Real Betis, otro de los equipos se encuentran inmersos en la lucha por eludir el descenso. Para esta ocasión, y de no surgir imprevistos, el técnico alemán cuenta con todos los jugadores a su disposición tras la reincorporación al grupo de Angeleri y Ferreira, recuperados de distintas molestias físicas.

Fabrice, titular el martes pasado después de seis jornadas fuera de las convocatorias, algo sorprendente cuando el camerunés fue fijo en el 'once' en los primeros encuentros de la campaña. "Siempre intento estar en forma para que cuando el míster cuente conmigo pueda responder", dijo.

En cuanto a la necesidad de lograr la victoria para acercarse a los objetivos deportivos, también está la necesidad de congraciarse con la afición, máxime tras la debacle sufrida ante los seguidores en La Rosaleda contra el Celta. "Es importante darle una alegría a la afición. Le tenemos que devolver su apoyo con un triunfo". En este sentido, debemos recordar que los malaguistas encadenan cinco partidos sin lograr el triunfo fruto de dos empates y tres derrotas y, además, 374 minutos sin perforar las portería adversarias. El último tanto marcado por el Málaga lo rubricó el polaco Pawlowski en el José Zorrilla de Valladolid para el definitivo empate a dos goles con el que finalizó el encuentro.