Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Preguntamos a los oyentes

Oyentes: Las cenas de empresa más locas

En Más de uno preguntamos a nuestros oyentes por las fiestas de su empresa. Hablamos de nuestras experiencias en las cenas laborales navideñas y conocemos las mejores anécdotas de esa noche con los compañeros de trabajo.

Ondacero.es |  Madrid |  Actualizado el 14/07/2016 a las 00:07 horas

Joaquín de Madrid nos cuenta que trabaja con sus compañeros desde hace "cuarenta y tantos años", y que su cena de Navidad suele ser una "chuletada o pancetada". "Ya somos muy mayores y aprovechamos para poner a caldo al oficial de turno que antes nos mandaba a nosotros", dice.

Desde Toledo nos llama Ángel Luis, que asegura que las reuniones navideñas de sus amigos moteros "se nos desmadraban": "Un año acabamos echando carreras de minimotos encima de la barra del bar", recuerda, y señala que en otra ocasión metieron una moto de trial a la discoteca: "Nos metimos unas castañas intentando subirla al escenario...", rememora. Añade además que dejaron de hacer sus fiestas porque "se nos iba de las manos".

Nos vamos a Cartagena para escuchar la historia de amor de una oyente, que conoció a su pareja en una cena de empresa. "Al principio parecía solo un rollete de Navidad, y ya llevamos siete años de noviazgo y dos de feliz matrimonio", explica. "A ver qué se presenta esta noche para la gente que está soltera...", bromea.

Y Adrián, de A Coruña, nos cuenta que lleva seis años en una empresa de Jerez y que le ponían Manzanilla, vino fino... "Yo era el único gallego y me pillaba unas castañas impresionantes", recuerda. Pero llegó el momento de vengarse, cansado de que se rieran de él, y les llevó "algunas de las maravillas de Galicia, licor café y crema de orujo", y al final su jefe "acabó sin camisa y con la corbata en la cabeza encima de la mesa".