OPINIÓN / FESTIVALES

Las películas que Sundance 2021 no premió... pero a las que conviene seguirles la pista

La anti-lista de los no-ganadores o que tampoco optaban por premios... en la selección de la edición online del festival fundado por Robert Redford | Más cine y series, en Kinótico

Janina Pérez Arias

Bremen | 05.02.2021 10:44 (Publicado 05.02.2021 10:48)

Fotograma del documental 'In the same breath', de Nunfa Yang, sobre el desarrollo de la pandemia en China
Fotograma del documental 'In the same breath', de Nunfa Yang, sobre el desarrollo de la pandemia en China | SUNDANCE

El Sundance Film Festival desde mi casa. Sin tomar ninguno de los cuatro aviones que necesitaría para llegar a Salt Lake City (Utah, EEUU), sin necesidad de pagar las astronómicas cifras en un hotel o en un AirBnb, sin tener que hacer colas larguísimas a las puertas de los cines expuesta a bajas temperaturas. ¿Cómo negarse ante esos encantos? Los efectos secundarios de la pandemia ha hecho posible un sueño: asistir al festival fundado por Robert Redford donde se suele concentrar una deliciosa porción del cine independiente estadounidense y mundial. ¡Vamos, pantuflas!

Pero esta no es una lista de análisis de los ganadores. Vale, me flipó 'Flee' (de Jonas Poher Rasmussen) ganador entre los documentales internacionales; me sorprendió gratamente el primer largometraje de Bierta Basholli, 'Hive', premiado en la sección World Cinema Dramatic; como también me pareció un excelente trabajo 'Summer of Soul (…Or, When The Revolution Could Not Be Televised)', de Ahmir “Questlove” Thompson, vencedor en la competición de los documentales estadounidenses.

Y sí, aún estoy buscando una explicación menos descabellada para el triunfo absoluto de 'CODA', de Sian Heder. Adoro la versión original de 'La Familia Bélier' (de Eric Lartigau, 2014), y como he confesado en el episodio 243 de Kinótico, veo ese filme cada vez que lo echan en la televisión para llorar y reír a mis anchas.

Volviendo a lo nuestro, ¿qué no se premió en Sundance pero merece la pena tenerlo en el radar? Aquí van algunos títulos (con énfasis en “algunos”)...

Documentales de todas partes

Definitivamente los documentales fueron el plato fuerte de esta edición atípica. Aunque esté trillado el dicho, hay que repetirlo como un mantra: “la realidad supera a la ficción”. Y en algunos casos hasta podemos renegar, ¡maldita realidad!

'Misha and the Wolves', de Sam Hobkinson. Impecable trabajo de investigación y de reconstrucción de una mentira que se volvió una inmensa e imparable bola de nieve. Aborda como punto de partida el sonado caso de la belga Misha Defonseca y su historia de sobreviviente del Holocausto; de cómo esa bola de nieve de estampó contra la pared, quiénes estuvieron detrás de la búsqueda de la verdad (personas fascinantes, por demás) y cómo terminó todo aquello. ¡Historión!

'The Most Beautiful Boy in the World', de Kristina Lindström y Kristian Petri. Aunque no hayas visto 'Muerte en Venecia' (Luchino Visconti, 1971), te habrás topado al menos con una foto del niño que interpretó a Tadzio. ¿Quién es ese chico, el más hermoso del mundo según el director italiano? Fue el punto de partida de este documental que pela como una cebolla a Björn Andresen, el boy en cuestión. Además de ser una tremenda historia, es excepcional la forma de cómo está contado este documental.

'Sabaya', de Hogir Hirori. Extraído del inagotable catálogo de las atrocidades de la humanidad. Un grupo de hombres arriesgan sus vidas para rescatar a mujeres, chicas y niñas yazidis raptadas por integrantes del Daesh (Estado Islámico de Irak) para convertirlas en esclavas sexuales (es decir, en sabayas). Rodada con móviles, encoge el estómago y el corazón. No tiene nada que envidiarle a las mejores escenas de acción de Misión Imposible (de cualquiera de la saga).

'Rebel Hearts', de Pedro Kos. ¿Quién dijo que todas las monjas son fieles sumisas del patriarcado y autoritarismo de la iglesia católica? Para muestra estas mujeres, feministas, defensora de sus derechos, rompedoras y de avanzada que desde los años 60 son un "pain in the ass" para los señoros de El Vaticano.

'In the Same Breath', de Nanfu Wang. Este documental es la mejor crónica que verás sobre el desarrollo de la pandemia del COVID en China, de cómo el aparato de propaganda revirtió todos sus errores y represión a su favor, pero también de cómo EEUU puso en marcha algo parecido bajo la bandera de la libertad. Escalofriante, exhaustivo, necesario. ¡Tremenda Nanfu Wang!

'Street Gang', de Marilyn Agrelo. Este es el tipo de documental que desde el minuto cero te pone una sonrisa en el rostro. ¿A que no sabes por qué y cómo surgió realmente 'Barrio Sésamo'? ¡Pues eso! Todo un descubrimiento.

Mención especial: Rita Moreno: 'Just a Girl Who Decided to Go For It' (de Mariem Pérez Riera) sobre la icónica Rita Moreno (la Anita de West Side Story, 1961), y 'Ailey' (de Jamila Wignot (sobre la vida y obra del extraordinario coreógrafo y bailarín estadounidense Alvin Ailey).

Largometrajes (también de todas partes)

Aquí hubo de todo y para todos los gustos. Mezclas de géneros, varios filmes en blanco y negro, ni hablar de la muy notable presencia de películas dirigidas por mujeres.

'Passing', de Rebecca Hall. Con su primer largometraje como directora, Hall se metió en la boca del lobo feroz. De esa aventura salió acariciando el hocico de la fiera. Se trata de la adaptación de la novela de Nella Larsen, un drama en blanco y negro desarrollado en la Nueva York de 1929, centrado en dos chicas afroamericanas (¡maravillosas Tessa Thompson y Ruth Negga!). Por cierto, passing significa aquí “hacerse pasar por...”, en este caso por blanco.

'El perro que no calla', de Ana Katz. Quisiera meterme un día en la mente de Ana Katz. Es increíble lo que cuenta con tan poco y el alcance que logra en diferentes niveles. Contar más sobre la trama de esta película hipnótica sería aguar la fiesta. Pasen y vean esta pequeña gran maravilla.

'The Pink Cloud', de Iuli Gerbase. Una nube rosa mortífera hace que la gente se quede en sus casas (o donde les haya tocado meterse) durante años. El relato se centra en una pareja que se conoció justo la noche anterior, y en el encierro hacen todo lo que hemos estado haciendo nosotros durante la pandemia. Lo curioso de esto es que Gerbase comenzó a trabajar en su historia en 2017 y terminó de rodar en 2019. Visionaria que da miedo.

'Pleasure', de Ninja Thyberg. El sello de Cannes 2020 y la sinopsis de esta película ya bastaban para despertar la curiosidad. Protagonizada por Sofia Kappel (se ruega anotar ese nombre porque esta actriz es una maravilla) cuenta la incursión de una sueca de 20 años en la industria del porno estadounidense. No es provocadora, sino lo siguiente, eso sí, con todas las de la ley. Un sobresaliente.

'El Planeta', de Amalia Ulman. En su primer largometraje que también se atreve a protagonizar, la videoartista sale airosa. Rodada en blanco y negro, se trata de una crítica brutal en tono de comedia hacia la sociedad de las apariencias ahorcada por las crisis económicas en España. Se desarrolla en Gijón, azotado por el perenne mal tiempo, donde los jóvenes escasean y reinan las calles repletas de locales comerciales cerrados. Ulman presenta un escenario que mucho tiene que ver con el presente y con el futuro producto de la pandemia.

'Mass', de Fran Kranz. Es un filme sencillo en su forma, pero durísimo en su temática. A través de una mediadora y en un territorio neutral (una iglesia), los padres de un chico asesinado en un tiroteo en una escuela se sientan a conversar con los padres del adolescente homicida. Hay que estar preparado para montarse en una montaña rusa de emociones. Extraordinario el elenco compuesto por Jason Isaacs, Martha Plimpton, Ann Downd y Reed Birney.

'Cryptozoo', de Dash Shaw. Esta es una deliciosa marcianada. Se trata de una película de animación sobre crytozookeepers (personas que pretenden preservar a criaturas extrañas que se suponen extinguidas o que nunca han existido) Engancha a tal punto que casi terminas creyéndote la irrealidad de lo que ves. Es toda una metáfora para darle una puntada a los animalistas (porque el amor también mata), a los traficantes y coleccionistas de animales exóticos y a todo el que crea que la fauna son seres inferiores.

'Judas and the Black Messiah', de Shaka King. Esta película no optaba por ningún galardón en Sundance, pero está destinada a figurar en la temporada de premios. No es para menos. Basada en hechos reales, King mantiene el pulso y la tensión de la historia, apoyándose en un elenco fuera serie encabezado por Daniel Kaluuya (como Fred Hampton, líder del Black Panther Party) y LaKeith Stanfield (como un infiltrado por el FBI en cuartel central de esa organización revolucionaria). Rotunda, apabullante (en el buen sentido) e imperdible.