Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Te doy mi palabra

Sugerencias de Isabel Gemio

Comienzo mis sugerencias con libros

ondacero.es | Madrid | Actualizado el 25/07/2018 a las 10:39 horas

Alejandro Palomas

Alejandro Palomas / Ondacero.es

"El alma del mundo" de Alejandro Palomas, un libro delicioso, que te deja un buen ánimo cuando lo has terminado.
Es la historia de Clea y Otto, dos ancianos que ingresan en una residencia de lujo el mismo día. Los dos han elegido a la misma cuidadora, Ilona. Una mujer con un pasado tan duro como el terror soviético. 
La vida de los tres se entrelaza a lo largo de la novela, creando un ritmo tan sugerente que ya no la puedes abandonar.Clea es una mujer que sigue conservando una inteligencia que utiliza con gran encanto cuando quiere, o con una una ironía cruel cuando quiere también.En su juventud llegó a ser un violonchelista de éxito. Pero dejó su carrera para ser madre y esposa amantísima. Otto le pide a Ilona, luthier de oficio, que construya un violonchelo.
Y eso hace,con la sensibilidad de quien ama la música y el chelo.Van sucediendo los días y las confidencias, afloran los secretos, las emociones más profundas.Cuando se es viejo y se está a la espera del final, se dice la verdad, y todo lo que se ha escondido en los más profundo.Y la verdad, a veces es dolorosa, a veces liberadora, pero siempre sorprendente. Como ésta novela de Alejandro Palomas,al que no tenía el gusto de haber leído.A partir de ahora seguiré su huella literaria.En el libro está la música más bella, la música del violonchelo que recorre las páginas y los días de los protagonistas.

Me parece valiente poner como protagonistas a dos ancianos.Suelen ser los grandes olvidados del cine, teatro,y literatura. Parece que la vejez no interesa.Qué injusto y falso.Ahora más que nunca deberíamos escuchar  a quienes tienen que contar.Su experiencia es el mejor manual que podamos tener en tiempos difíciles.Cuando sea mayor, me encantaría ser tan inteligente e interesante como Clea.Sin temor a decir lo que piense.Aquí os dejo algunas frases de El Alma del Mundo. " Mi abuelo decía que compartir el dolor es como afinar el corazón.Cuesta encontrar el tono, pero cuando  consigues que suene como debe, no hay mejor música, porque habla el alma" " Para afinar un corazón hay que o irlo vibrar en compañía.Lo demás son mentiras".

El segundo libro que recomiendo es "Las hijas del Yanng-tsé" de Xinran. Es un libro que recomiendo a aquellos que hayan adoptado una niña china,  pero sobre todo, a las niñas chinas que un día fueron dadas en adopción, quizá les ayude a entender por qué sus madres biológicas no pudieron hacerse cargo de ellas.De hecho, el prólogo está dedicado a las hijas adoptivas. La autora es una periodista China que también hizo radio en su país y que lleva años residiendo en Londres.Conoce muy bien la realidad China y las leyes que rigen la adopción.
Allí pasó mucho tiempo en contacto con sus compatriotas, escuchándolas en la radio.De ahí la fuerza del libro,tan real, que a veces parece increíble que aún exista tanta injusticia y discriminación para las mujeres. Chinas. El libro recoge diez historias de diez mujeres  que un día por diferentes circunstancias tuvieron que renunciar a sus pequeñas.Así podemos ver que no sólo las más pobres se ven abocadas a tan terrible decisión.Hay estudiantes y mujeres de éxito que también lo hicieron.
Las razones-según la autora- se deben a tres causas. Por la política  del hijo único, por la ausencia de información sexual, y por la práctica del abandono de las niñas recién nacidas, tan extendida en la China rural.Cuenta Xinran que en 2.007 en el mundo se adoptaron 120.000 niños chinos, la mayoría niñas.En China en 2.001 quedó prohibido maltratar a las mujeres que dieran a luz niñas, así como el abandono de éstas. Sin embargo para la sociedad- dice Xinran- una mujer para ser "buena" debe tener un hijo varón.