Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 19 | ATLÉTICO 0-0 BARCELONA

Atlético y Barcelona siguen de la mano en la Liga tras el empate del Calderón

Intensísimo partido el que se vivio en el Vicente Calderón entre dos auténticos campeones. Entre dos equipos que demostraron, con sus armas, merecer ocupar el puesto que ocupan en la Liga. Atlético y Barcelona protagonizaron un encuentro de sangre y de raza que acabó con empate a cero pero que pudo ganar cualquiera de los dos.

Jorge Bautista | Madrid | Actualizado el 19/07/2018 a las 04:00 horas

Un golpe entre ambos en la segunda parte anuló al argentino en la segunda mitad

Un golpe entre ambos en la segunda parte anuló al argentino en la segunda mitad / Getty Images

Los dos mejores equipos de la actualidad en la Liga se enfrentaron... y todo terminó igual que como empezó. Atlético y Barcelona protagonizaron un duelo intenso y emocionante que no cayó del lado de nadie sobre un Vicente Calderón que vibró de nuevo con el juego de los suyos y con un Arda Turan que llevó la magia a la ribera del Manzanares.

Todo fue tal y como se presuponía en un principio. Dos equipos, dos estilos de fútbol igualmente válidos y la misma idea: conseguir los tres puntos para deshacer el empate que prevalecía antes del envite entre Atlético y Barcelona. Los del Cholo jugaron con orden y con rapidez; los del Tata lo hicieron con paciencia y con posesión.

Dos estilos; dos campeones
Y porque en fútbol no todo es toque y más toque, fue el Atlético el que tuvo la primera, y el que tuvo las más claras antes del paso por vestuarios para recuperar fuerzas. Gracias a Arda Turan, que se marcó una genialidad en la banda que despejó Piqué como pudo, y también gracias a la estrategia, con un remate último de Diego Costa en un balón que Mascherano evitó que se convirtiera en el 1-0.

Mucho balón tuvo el Barcelona, algo previsible y algo que todo el mundo sabía. Simeone también, y por ello, por más posesión que tuvo el Barça en la primera parte, Thibaut Courtois casi no intervino. El belga vivió cómodo en su arco gracias en gran parte a que las llegadas culés se producían por banda y los pases interiores casi no existieron. Sólo un remate de Pedro, de cabeza, llevó el miedo a las gradas del Vicente Calderón.

Hacía falta algo, algo que colorease más el balón de rojiblanco ya que una cosa es estar cómodo sin el cuero y otra renunciar a él. Algo que imprimiese más ritmo a los ataques del Barcelona, ya que la previsibilidad era una constante y los pases por el interior eran toda una odisea para los Cesc, Xavi e Iniesta. Hacía falta algo más.

Messi, Neymar y el show de Arda Turan
Para eso salieron Messi y Neymar. Lo intentaron, sobre todo el 10. El argentino, aún lejos de su mejor forma, puso en algún que otro apuro a Courtois, sobre todo con un cabezazo que se fue por poco y con un zurdazo ante el que el belga respondió a la perfección. Pero ni uno ni otro fueron capaces de perforar la ordenada zaga rojiblanca y de hacer saltar de júbilo a sus aficionados.

A punto estuvo de hacerlo Arda Turan. Porque el turco hizo auténtica magia sobre el césped del Calderón. Suya era la misión de aguantar la bola, suyo era el protagonismo total y absoluto en su equipo. Suyos fueron los mejores detalles de todo el partido y gracias a ellos de sus botas siguió saliendo fútbol, siguieron saliendo destellos de clase, de talento y de jugadas que tampoco pudieron aprovechar sus compañeros.

Ni Costa, ni Villa, ni Raúl García... ni Messi, ni Pedro, ni Messi. Nadie. Nadie fue capaz de hacer ganar a su equipo y de teñir la Liga de rojiblanco o de azulgrana. Una segunda vuelta entera queda para decidir quién será el campeón, quién será el que se lleve el título. Barcelona o Atlético, Atlético o Barcelona... y el Real Madrid sigue al acecho...